28 de febrero de 2007

Colombia.- Colombia anuncia su intención de reforzar la producción de biocombustibles para reducir las emisiones de CO2

Pese a ello, advierte de que no puede incentivar plantaciones a gran escala para generar biocombustible a costa de sus selvas y bosques

MADRID, 28 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Ministro de Medio Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial de Colombia, Juan Lozano Ramírez, anunció recientemente la intención del Gobierno del país de poner en marcha una estrategia de refuerzo en la producción de biodiesel y la incorporación de más gas a la matriz energética con el fin de reducir sus emisiones contaminantes.

Según recoge la web 'Red de Desarrollo Sostenible de Colombia' (RDS), el Lanzamiento de esta estrategia --que han denominado Segunda Comunicación de Cambio Climático (SCN) sobre emisiones contaminantes-- ha sido realizada por el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales de Colombia (IDEAM), y en su presentación estuvieron presentes la directora del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), Bárbara Pese, la viceministro de Medio Ambiente, Claudia Mora y el director del IDEAM, Carlos Costa.

Uno de los puntos claves para el control de los gases de efecto invernadero en el país es el uso de combustibles de diferentes orígenes que varían la cantidad de emisiones. Según Lozano, Colombia "ya está realizando verdaderos esfuerzos para mejorar la calidad del diesel", uno de los combustibles más usados en el transporte público con el fin de reducir las partículas contaminantes que contiene.

Además, y según Lozano, "durante el primer período presidencial de Álvaro Uribe, Colombia vio cómo era posible tener plantas de etanol y lograr que el sector azucarero en el Valle del Cauca utilizara ese potencial para producir etanol". Para el nuevo período del presidente, "ya han comenzado los esfuerzos para producir biodiesel a partir de palma y otros combustibles a partir de yuca y otros productos".

Los biocombustibles "han contribuido a disminuir la cantidad de gases en la medida en que son más limpios, y en que las mezclas del 10 por ciento que se están aplicando se está llevando a cabo ya en todo el territorio nacional", explicó el ministro.

Asimismo, Lozano se refirió a la importancia de analizar experiencias como la de Malasia, "un ejemplo de la idea errónea que se tiene en algunas regiones de reemplazar parte de la selva o bosque natural por cultivos de palma, donde el efecto ambiental neto puede ser contrarrestado y los resultados todo lo contrario a lo esperado".

En Colombia "no podemos incentivar plantaciones a gran escala para generar biocombustible a costa de nuestras selvas y bosques; lo haremos en zonas en donde se había perdido la posibilidad de tener la selva y el bosque y en donde puedan utilizarse estas especies como una alternativa de combustibles limpios", explicó Lozano en este sentido.

EJEMPLO EN LATINOAMERICA

Con esta iniciativa, Colombia es, a juicio de Lozano, "ejemplo para países como Bolivia, Perú y Ecuador que aún no llevan a cabo estos procesos", mientras que los resultados en las metodologías de medición de los gases de efecto invernadero y la evaluación del estado de los ecosistemas servirá como base para reconocer la dimensión del problema a nivel global.

Son varias las metas que el Gobierno nacional se plantea para esta Segunda Comunicación, como el análisis y diagnóstico de circunstancias nacionales como la geografía, el clima y la salud; el análisis de las políticas y proyectos para la reducción de emisión de gases contaminantes, o continuar con el seguimiento de los glaciares, clave fundamental en el cambio climático, así como la desertificación, el estado de los recursos hídricos, enfermedades producidas por el cambio climático o el tratamiento de suelos agrícolas, entre otros.

Durante la presentación de esta iniciativa también se abordó la necesidad de formular políticas que lleven al cumplimiento de compromisos institucionales y empresariales, así como de generar conciencia sobre el conocimiento del clima y la situación mundial, "una herramienta hacia el fortalecimiento institucional y nacional".

En definitiva, la idea desde el Gobierno nacional es sentar una posición frente al protocolo de Kioto, para que se reconozcan los esfuerzos que Colombia y otros países hacen para la preservación y conservación de selvas y bosques y, se revise la estructura del tratado que proporciona ciertos beneficios o disposiciones favorables a estas acciones.