¿Por qué Colombia se encuentra preocupada por el aumento de la gasolina en Venezuela?

¿Por qué Colombia se encuentra preocupada por el aumento de la gasolina en Venezuela?
5 de septiembre de 2018 REUTERS - ARCHIVO

BOGOTÁ, 5 Sep. (Notimérica) -

El Gobierno venezolano ha puesto en marcha este martes un nuevo sistema de pago de la gasolina a precios internacionales a modo de prueba en las zonas fronterizas.

Los consumidores de ocho estados venezolanos podrán comprar el combustible haciendo uso del carnet de la patria. El mandatario, que ha señalado que el país tiene la gasolina más barata del mundo, ha indicado que una vez pasada la prueba, Venezuela pasará a vender la gasolina a un nuevo precio "internacional" al que se aplicarán una serie de subsidios.

Esta medida busca frenar el contrabando de extracción hacia Colombia, donde hay alrededor de 30.000 personas dedicadas al trasiego de gasolina desde Venezuela y otras modalidades de fuga ilegal, que le generan pérdidas anuales al país petrolero estimadas entre 6.000 y 12.000 millones de dólares.

SUAVE INICIO

Este nuevo mecanismo, para quienes quieran surtirse del combustible subsidiado, en las bombas de ocho estados fronterizos, será necesario la lectura del código QR del carné y la verificación de la huella dactilar. El resto debe pagar precios internacionales.

El plan piloto se mantendrá en funcionamiento durante 15 días en la primera etapa. Posteriormente será implementado en los estados considerados de alto consumo, y en la tercera fase se aplicará en todo el país.

El ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez, denunció antes del comienzo de este plan que las mafias en Colombia se encontraban ofreciendo hasta 800 dólares para comprar el carné a ciudadanos venezolanos.

PROBLEMAS PARA COLOMBIA

Este nuevo plan del Gobierno venezolano para tratar de recuperar su economía puede traer serios problemas para Colombia. Según las estimaciones más conservadoras, el 70% de la gasolina que se vende en Norte de Santander es de Petróleos de Venezuela (Pdvsa).

Una ley creada por el expresidente Álvaro Uribe legalizó los "centro de acopio" de gasolina extraída ilegalmente de Venezuela bajo la figura de "cooperativas", lo que permite su distribución dentro de Colombia con márgenes de ganancia de 3.700%. Aun así, ese carburante cuesta la mitad del que expenden las empresas colombianas, según informa 'Actualidad RT'.

El Gobierno colombiano reconoció que el país no tendrá petróleo en unos cuatro años, por lo que suplir la demanda de combustible sin el "colchón" de Venezuela tendrá una fuerte impacto en la economía de Colombia.

Un nota publicada recientemente en 'La Opinión' de Colombia destaca que las autoridades esperan una reducción significativa del contrabando con las medidas anunciadas por el presidente Maduro. Sin embargo, los incentivos son jugosos. El comandante de la Policía Fiscal y Aduanera (Polfa), Carlos Eduardo Girón, destacó que la extracción de gasolina se ha convertido en el negocio del siglo por sus ingentes ganancias y mínimos niveles de riesgo.