12 de agosto de 2009

Congo arresta a sospechoso de planear genocidio en Ruanda

Por Joe Bavier

KINSHASA (Reuters/EP) - Las autoridades de la República Democrática de Congo arrestaron a un hombre acusado de planear la masacre de al menos 2.000 tutsis ruandeses durante el genocidio de 1994, dijo el miércoles un funcionario del Gobierno.

Gregoire Ndahimana fue arrestado por soldados congoleños el domingo durante un operativo apoyado por la ONU para eliminar al grupo rebelde hutu Fuerzas Democráticas para la Liberación de Ruanda (FDLR) en la conflictiva provincia oriental Kivu Norte.

"Fue descubierto por nuestras unidades que operan en Kivu Norte (...) Estaba escondido entre el FDLR", dijo el ministro de Información de Congo, Lambert Mende.

Ndahimana fue funcionario de la localidad ruandesa de Kivumu durante el genocidio en el que alrededor de 800.000 tutsis y hutus moderados fueron asesinados en 100 días en 1994.

De acuerdo a la acusación del Tribunal Penal Internacional para Ruanda (TPI), es responsable de la muerte de al menos 2.000 tutsis, la mayoría de los cuales fallecieron cuando hutus demolieron la iglesia donde estaban detenidos.

Los fiscales del TPI creen que para julio de 1994 la mayoría de los 6.000 tutsis que vivían en Kivumu habían sido asesinados.

El tribunal, basado en la ciudad de Arusha, Tanzania, buscaba el arresto de Ndahimana por genocidio o complicidad en genocidio, conspiración para cometer genocidio y crímenes contra la humanidad por exterminio.

Otros 12 acusados por el TPI siguen prófugos.

"(Ndahimana) ahora está en manos de las autoridades operativas del Ejército esperando ser transferido a Arusha", dijo Mende.

La mayoría de los ex militares ruandeses y milicianos Interahamwe responsables del genocidio huyeron del país después de que rebeldes tutsi liderados por el actual presidente de Ruanda, Paul Kagame, barrieron la nación de Africa Central para poner fin a la masacre.

Su presencia en el este de Congo, el gigante vecino de Ruanda al oeste, sirvió como pretexto para dos intervenciones ruandesas, que desataron una guerra en 1998-2003 y una catástrofe humanitaria que se cobró 5,4 millones de vidas en los últimos 10 años.

Previamente este año, el Ejército congoleño, con el apoyo de la mayor misión de paz de la ONU, lanzó operativos militares contra el FDLR, cuyas filas incluyen a algunos perpetradores del genocidio.

Durante su visita a Congo, la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, pidió el martes al Gobierno y a las Naciones Unidas que den una mejor protección a los civiles en el este, que han sido blancos de ataques rebeldes en represalia.