28 de agosto de 2009

Crece consumo EEUU, confianza baja a mínimo en 4 meses

Por Lucia Mutikani

WASHINGTON (Reuters/EP) - Las preocupaciones sobre el elevado desempleo llevaron a un mínimo en cuatro meses la confianza del consumidor estadounidense en agosto, mientras que el gasto creció modestamente en julio, indicando que la economía enfrenta un camino difícil hacia la recuperación.

El sondeo de la confianza del consumidor Reuters/Universidad de Michigan mostró el viernes que el índice final de la confianza para agosto bajó a 65,7, mínimo desde abril, contra 66,0 en julio. Sin embargo, la percepción mejoró desde el comienzo de este mes.

Otro reporte, del Departamento de Comercio, mostró que el consumo subió un leve 0,2 por ciento en junio, en gran medida por el programa gubernamental "efectivo por chatarra" que alimentó la demanda de autos, tras incrementarse en junio el 0,6 por ciento.

No obstante, los ingresos estuvieron planos tras una profunda caída de 1,1 por ciento en junio, subrayando la presión que aún enfrentan las familias por las bajas de los precios de las viviendas y el incremento de la desocupación.

"Esto me dice que los consumidores aún están en etapa de recuperación. Es claro que no podemos contar con el crecimiento a lo largo del próximo año mientras los consumidores continúen contra las cuerdas", dijo Christopher Low, economista de FTN Financial en Nueva York.

Los índices de bolsa de Estados Unidos retrocedieron tras los datos sobre la confianza, que aumentaron las dudas sobre la fortaleza y la sostenibilidad de la reactivación desde la peor recesión en 70 años. Los precios de los títulos públicos de Estados Unidos, considerados un refugio seguro, subían.

El consumo, que explica unos dos tercios de la actividad económica estadounidense, bajó a un ritmo anual de 1 por ciento en el segundo trimestre tras un incremento de 0,6 por ciento en enero-marzo.

Aún así, los analistas decían que el incremento del gasto de julio generaba esperanzas de que el consumo se recuperaría en el tercer trimestre, pues una mejora del panorama económico y la desaceleración del ritmo de despidos alientan la confianza y el gasto.

"Eso nos encamina bastante bien para un repunte del consumo en el tercer trimestre", dijo David Resler, economista jefe de Nomura Securities International en Nueva York.

"No anticipamos una subida grande, pero el crecimiento en torno al 1 por ciento en el consumo será un elemento importante de un previsto repunte del crecimiento, desde el declive", agregó.

El ingreso personal se mantuvo plano en julio, mientras que los analistas consultados por Reuters habían proyectado un alza de 0,2 por ciento. El ingreso real disponible bajó el 0,1 por ciento.

No obstante, los desembolsos en salarios privados se incrementaron en 6.700 millones de dólares en julio tras una caída de 24.500 millones de dólares en junio.

El incremento probablemente reflejó una desaceleración de los despidos durante el mes.

"La cifra del ingreso personal continúa reflejando el mercado laboral anémico que enfrentamos en Estados Unidos", dijo Craig Hester, presidente ejecutivo de Hester Capital Management en Austin, Texas.

"Todavía estamos destruyendo empleos, no creándolos, y eso va a presionar el ingreso personal por cierto tiempo".

Como bajó el ingreso disponible, el ahorro cayó a un ritmo anual de 458.500 millones de dólares, por lo que la tasa de ahorro descendió a 4,2 por ciento desde 4,5 por ciento en junio.

La demanda limitada mantiene contenidas las presiones inflacionarias, mostró el reporte.

Una medida de la inflación que la Reserva Federal sigue de cerca, el índice de precios basado en el consumo personal sin contar alimentos ni energía, aumentó 1,4 por ciento en término anuales tras un incremento de 1,5 por ciento en junio.

"No creemos que la inflación sea algo de lo cual tengamos que preocuparnos hasta que la economía cobre fuerza. Creemos que para lo que resta del año, tendremos otras cosas de qué preocuparnos, pero a lo largo del camino, debido a la cantidad de dinero que el Gobierno ha inyectado a la economía, tendremos más adelante temas de inflación", dijo Hester.