13 de febrero de 2014

Crisis en Gobierno italiano ante reclamo para que renuncie el primer ministro Letta

* Letta se enfrentará con líder del partido Renzi en encuentro clave a las 1400 GMT * Hay pedidos para que el primer ministro renuncie por lentitud en reformas Por James Mackenzie

ROMA, 13 feb, 13 Feb. (Reuters/EP) -

- El primer ministro de Italia, Enrico Letta, enfrenta un momento decisivo el jueves ante sus camaradas de centroizquierda, que lo podría llevar a renunciar y a que el líder del Partido Democrático, Matteo Renzi, sea designado como jefe de un nuevo Gobierno en días.

Letta, un moderado designado para liderar una coalición interpartidaria que se formó luego de unas elecciones nacionales indefinidas el año pasado, está luchando por su futuro político ante las crecientes críticas de Renzi sobre el lento ritmo de la reforma económica.

Un encuentro del comité del Partido Democrático (PD) a las 1400 GMT definirá si Letta cuenta con el respaldo de sus compañeros para continuar o si será obligado a hacerse a un lado menos de un año después de asumir el cargo.

El último episodio de turbulencia en Italia, la tercera economía más grande de la zona euro, ha tenido por el momento poco impacto en los mercados financieros, a diferencia de la volatilidad registrada durante las crisis anteriores, como en el caso del estancamiento tras las elecciones del 2013.

No obstante, la continua incertidumbre ha perjudicado cualquier esfuerzo por revivir la economía, que tiene serias dificultades para recuperarse de su peor crisis desde la Segunda Guerra Mundial y reducir niveles de desempleo que no se habían visto en el país desde la década de 1970.

Si Renzi tiene éxito en apartar a Letta, como prevén la mayoría de los medios y comentaristas políticos, el líder del PD se convertiría en el tercer primer ministro de Italia no elegido luego del tecnócrata Mario Monti y de Letta, quien fue nombrado tras semanas de infructuosas negociaciones entre partidos opositores.

Renzi, un ambicioso hombre de 39 años cuya mayor experiencia de Gobierno ha sido la de alcalde de Florencia, no es miembro del Parlamento y nunca ha participado de una elección nacional.

Tras emerger en la escena política con la promesa de una renovación y un quiebre respecto de las tradiciones bizantinas de la política italiana, ahora Renzi podría ganar poder en una maniobra que remite a los artilugios de los gobiernos democristianos del pasado.

"Esta es una operación muy peligrosa por parte de Renzi, tanto para el país como para él mismo", dijo Giovanni Toti, asesor político del ex primer ministro de centroderecha Silvio Berlusconi, a la televisión estatal RAI.

"Se suponía que era quien venía de afuera a renovar el PD. Ahora, tan pronto como llegó cerca del poder, se está comportando exactamente como todos los demás", añadió.

Las tensiones han estado presentes desde la abrumadora victoria de Renzi en una primaria por el liderazgo del partido en diciembre, pero la presión sobre Letta se ha intensificado esta semana ante los reclamos de poderosos grupos -entre ellos la asociación industrial Cofindustria- para que se acelere el ritmo de las reformas en Italia.