11 de abril de 2006

Cuba.- Fidel Castro asiste en La Habana a la firma del contrato para la compra de cinco aviones rusos

La compra de las naves, que usarán en proyectos solidarios con Latinoamérica, está en la modernización de la flota aérea cubana

LA HABANA, 11 Abr. (EUROPA PRESS) -

Fidel Castro asistió anoche a la firma de un acuerdo para la compra de cinco aviones rusos --dos naves 'IL 96-300' y tres 'TU 204-100'-- que el país caribeño destinará a proyectos de solidaridad con los países de Latinoamérica. Según lo estipulado, la empresa rusa financiará a la parte cubana la adquisición de las naves.

El contrato, que se selló en el Palacio de la Revolución, sede del Gobierno de la isla, fue firmado por el vicepresidente del Instituto de la Aereonáutica Civil de Cuba (IACC), José Prieto, y por el director general de la Ilyushin Finance Co., Alexander Rubtson.

Prieto apuntó que significa un segundo paso en la modernización de la flota aérea de Cuba. "Estos aviones se incorporan, al igual que los dos 'IL 96-300' adquiridos en una primera etapa, a misiones solidarias como la Operación Milagro, proyecto cubano-venezolano de atención oftalmológica gratuita a pacientes pobres de América Latina", explicó, según la agencia Prensa Latina.

Además recordó que la aviación civil cubana siempre ha colaborado con otros países y mencionó los casos de Venezuela, Guatemala los más recientemente de Bolivia y Pakistán. "Siempre hemos estado listos para cumplir las misiones de nuestro partido y Gobierno. Para unir los pueblos ya sea con médicos, maestros, deportistas o turistas", subrayó el directivo cubano.

Por su parte, el presidente del comité para la industria de la Federación Rusa, Boris Alioshim, mostró su satisfacción por representar al Estado ruso en la firma de este acuerdo. "Este paso es un gran aporte a nuestra amistad y abre nuevas posibilidades de intercambio en este y otros sectores", aseguró Alioshim.

PIEZAS RUSAS PARA MODERNIZAR

Además, ratificó la calidad de los aviones adquiridos, al tiempo que aseveró que ese aspecto influirá en la apertura de una nueva era de negocios entre su país y Cuba en el área de la técnica.

Tras la firma del acuerdo y las palabras de protocolo, Fidel Castro dialogó con los empresarios y funcionarios europeos sobre la campaña de ahorro de energía en la mayor de las Antillas y se interesó por los adelantos rusos en el transporte automotor.

El jefe de Estado caribeño se refirió a las deficiencias en el sector del transporte en la isla, como la excesiva profusión de marcas de automóviles y la explotación de vehículos de la era soviética y altos consumidores.

Castro adelantó la posibilidad de adquirir en Rusia motores y otras partes y piezas para modernizar a los existentes en el país, en una operación que calificó de eficiente y más barata que comprar carros nuevos.