8 de noviembre de 2007

Cumbre.- El presidente de la CEOE urge a iniciar reformas internas en Iberoamérica antes de crear fondos de solidaridad

SANTIAGO DE CHILE, 8 Nov. (de la enviada especial de EUROPA PRESS, Beatriz Fernández) -

El presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), Gerardo Díaz, urgió hoy a iniciar "reformas internas" en Iberoamérica antes de poner en marcha cualquier mecanismo de fondos de solidaridad, como plantea proponer España en la Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno iberoamericanos que se inaugura este jueves en la capital chilena.

Así se expresó en un encuentro con los medios de comunicación y tras ser preguntado sobre la iniciativa que planteará España de que se estudie la posibilidad de que los 22 países que integran la Comunidad Iberoamericana se doten de un Fondo Iberoamericano de Cohesión, basándose en la experiencia europea. "Lo primero es animar a las reformas internas", aseguró Díaz.

En esta misma línea se manifestará Díaz en un acto que reunirá mañana a los presidentes de las organizaciones empresariales iberoamericanas con algunos de los presidentes que asistirán a la Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno, aunque la CEOE no pudo precisar nombres.

Este miércoles, los presidentes de las organizaciones empresariales iberoamericanas, entre ellos Díaz, entregaron a la presidenta chilena, Michelle Bachelet, las conclusiones del encuentro que han mantenido entre los 5 y 7 de noviembre y donde manifiestan su "profunda preocupación por el aumento de la inseguridad política y jurídica" y por los "ataques a la iniciativa privada en algunos países" iberoamericanos, en una clara alusión a Venezuela, Bolivia y Ecuador, en ese orden.

En esa declaración, suscrita por organizaciones de todos los países iberoamericanos y de la que esperan que tomen nota los líderes políticos, hacen un llamamiento a los gobernantes de esos países a que "restablezcan un marco positivo de colaboración con su comunidad empresarial". El presidente de la CEOE afirmó que son precisamente las organizaciones empresariales de esos tres países las más preocupadas por esta cuestión.

Díaz se refirió en su encuentro con la prensa a la aportación que pueden hacer los empresarios con sus inversiones a la cohesión social, lema de esta Cumbre Iberoamericana, pero advirtió de que para ello es preciso la existencia de un "marco estable y previsible" que ofrezca "confianza y atractivo" a las compañías, algo que, insistió, no ocurre en estos momentos en Venezuela, Bolivia o Ecuador, que calificó de países "nada atractivos" para las empresas españolas porque en ellos, afirmó, "ha desaparecido" la seguridad jurídica.

El presidente de la CEOE subrayó también la importancia de lanzar este mensaje en un momento en que la UE está desplazando su foco de interés de Iberoamérica a otras regiones del mundo.

Por otro lado, el director de Relaciones Internacionales de la CEOE, José María Lacasa, destacó como ejemplos a seguir los casos de México y Brasil y se refirió también a las mejoras en Argentina, donde, si en 2002 se destruyeron con la crisis 45.000 empresas del sector industrial, desde ese año hasta 2006, surgieron 90.000 nuevas.

Lacasa recordó asimismo que de la actividad empresarial internacional de España dependen siete millones de empleos y destacó que en 2006, España fue el tercer inversor del mundo.