21 de septiembre de 2009

DATOS-Problemas estructurales del gas en Venezuela

CARACAS (Reuters/EP) - En años recientes, Venezuela se convirtió en importador de gas pese a contar con ingentes reservas, que el Gobierno afirma que podrían llevar al rico país petrolero a erigirse como una potencia energética.

A continuación se enumeran las principales razones por las que Venezuela no ha logrado satisfacer su demanda interna para poder empezar a exportar el hidrocaburo, tal como lo ha hecho con el crudo desde hace décadas.

* La mayor parte del gas que se produce en Venezuela está asociado al petróleo y, tras ser extraído del subsuelo, requiere ser reinyectado a los yacimientos para mantener los niveles de bombeo de crudo.

* Los volúmenes disponibles para atender la creciente demanda del mercado doméstico, cuya matriz energética depende del gas para el funcionamiento de la industria eléctrica, petroquímica, siderúrgica, hogares y comercios, están limitados por los requerimientos del sector petrolero.

* Mientras la demanda crece, la oferta se ha reducido desde 2006. La producción local cayó a 6.904 millones de pies cúbicos diarios (mmpcd) en 2008, desde los 7.072 mmpcd de 2006, pese a que sigue en en vigor la meta de extraer 12.600 mmpcd en 2013.

* Del gas extraído el año pasado, más de 3.000 mmpcd debieron ser reinyectados para mantener la producción petrolera, dijo la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) en sus estados financieros.

* Los volúmenes importados de la Guajira colombiana a través del Gasoducto Transcaribeño inaugurado en 2007 han ido en ascenso hasta casi 300 mmpcd que van al sector eléctrico, petrolero y petroquímico.

* El déficit interno de gas ha subido a entre 1.200 y 1.400 mmpcd este año, desde unos 1.000 mmpcd en 2008, por la baja producción de la localidad central de Anaco, el principal punto de extracción de este hidrocarburo en el país, según cálculos independientes.

* La falta del recurso ha impedido acometer importantes proyectos, como el de gasificación de las ciudades y un plan vehicular para sustituir el consumo de gasolina, altamente subsidiada por el Gobierno.

Esto llevaría también a revertir la merma en las exportaciones de combustibles.

(Por Marianna Párraga, editado por Magdalena Morales)