26 de marzo de 2015

DATOS-¿Qué está en riesgo en Yemen?: rutas de crudo, al Qaeda y guerra de poder

DUBÁI, 26 mar, 26 Mar. (Reuters/EP) -

- Si el conflicto en Yemen arrastra a Arabia Saudita Irán podría iniciar una guerra de poder en la península arábiga, donde se ubican los mayores yacimientos de petróleo del mundo, y aumentar los enfrentamientos sectarios en que se basan múltiples conflictos en Oriente Medio.

La repentina llegada al poder en Yemen de la milicia Houthi significa que vecinos de Arabia Saudita como Yemen e Irak están ahora dominados por el mayor rival regional del reino musulmán suní: Irán, un país chií.

El peor escenario -una guerra sectaria con potencias extranjeras apoyando a cada bando- profundizaría la ya grave crisis humanitaria en el empobrecido país y pondría en peligro estratégicas rutas de navegación.

"Un colapso en Yemen pondría a todo el Golfo en vilo", escribió Jon Alterman, del Centro de Estudios Internacionales y Estratégicos en Washington.

A continuación, una lista de riesgos que pueden surgir de una guerra en el país:

SECTARISMO

La crisis política amenaza enfrentar a las dos principales sectas islámicas de Yemen.

La secta Zaydi del Islam, una rama del chiísmo, predomina en el norte, mientras que el grupo suní Shafi'i es mayoría en el sur y el este. A diferencia de Siria e Irak, los seguidores de ambas corrientes rezan juntos en las mismas mezquitas y han coexistido pacíficamente por siglos.

Los Houthis son una milicia islamista Zaydi que dice que no tiene una agenda sectaria. Describen su toma de poder en gran parte del país como una revolución para todos los yemeníes. Los partidos islamistas suníes y las tribus se oponen.

Los milicianos suníes de al Qaeda han unido fuerzas con algunos opositores tribales de los Houthis en meses de enfrentamientos. Los ataques suicidas en mezquitas de los Houthis perpetrados el viernes y reivindicados por Estado Islámico aumentaron el riesgo de una guerra sectaria.

NAVEGACIÓN

La amenaza de una guerra elevó los temores por la seguridad de los suministros de crudo a través de la ruta marítima del estrecho Bab al-Mandab, un pasaje vital de fuentes energéticas hacia Europa, Asia y Estados Unidos.

El cierre del estrecho, que conecta el Mar Rojo con el Golfo de Adén y el Mar Arábico, podría evitar que los barcos del golfo lleguen al Canal de Suez o al ducto Sumed, desviándolos hacia el extremo sur de África. Egipto ha dicho que no podrá mantenerse al margen si sus intereses se ven amenazados.

SEPARATISMO SUREÑO

Los separatistas del sur dicen que los norteños en la capital Saná los han discriminado desde la unificación ocurrida en 1990.

El sureño movimiento Hirak ha tenido problemas para implantar su causa, y algunas de sus facciones armadas juraron lealtad al presidente Abd-Rabbu Mansour Hadi, sureño de nacimiento, esperando que pudiera avanzar con su sueño de un sur independiente.

MILITANCIA ISLAMISTA Y AL QAEDA EN EL SUR

Yemen es la base de al Qaeda en la Península Arábiga, una de las ramas más ambiciosas de la red extremista. El grupo ha realizado ataques durante años en Yemen, complotado para hacer explotar aviones con destino a Estados Unidos y adjudicado la responsabilidad del ataque contra un semanario en enero en París que dejó 12 muertos.

AQPA ha tomado partes del remoto sur y el este y ganaría si los militares yemeníes continúan separándose y disminuyendo la campaña en su contra.

IMPLICACIÓN EXTRANJERA

Yemen, débil, empobrecido y dividido entre maleables líderes tribales, por décadas ha sido susceptible a influencias externas.

Arabia Saudita, el gigante petrolero del norte, ha intentado mantener la calma financiando a aliados islamistas y jeques tribales. Irán es un nuevo actor, y ha entrenado, armado y financiado a los Houthis, dicen funcionarios yemeníes e iraníes. Los Houthis niegan haber recibido entrenamiento militar de Teherán.

A Estados Unidos le preocupaba que la inestabilidad política en Yemen ayude a al Qaeda, y entrenó a los militares locales para enfrentar a la red mientras aumentó una campaña de ataques con aviones no tripulados contra los milicianos.

PELIGRO A PRODUCCIÓN DE CRUDO

Los precios más bajos del petróleo recortaron los ingresos estatales por energía y las exportaciones de crudo cayeron a 1.670 millones de dólares el año pasado desde 2.660 millones en el 2013, según el banco central. El petróleo yemení es transportado por el oleoducto Marib, su principal ruta de exportación, a una tasa de unos 70.000 barriles por día, desde 110.000 hace tres años.