28 de agosto de 2009

Deterioro en confianza del consumidor favorece a bonos de EEUU

Por Burton Frierson

NUEVA YORK (Reuters/EP) - Los precios de los bonos del Tesoro estadounidense subieron el viernes, después que un débil dato sobre la confianza del consumidor resaltó las dificultades que enfrenta la recuperación económica.

La confianza del consumidor estadounidense cayó en agosto a su nivel más bajo en cuatro meses, luego de que los temores sobre el desempleo y las finanzas personales socavaran la confianza.

El dato afectó el desempeño de las acciones de Wall Street, elevando el atractivo de la seguridad de la deuda pública, y revivió los temores de que los agobiados consumidores -cargados de deudas- no estén en posición de impulsar la recuperación de la peor recesión en décadas.

"Los inversionistas aún tienen que estar preocupados sobre la sustentabilidad de la recuperación", dijo Christopher Low, economista jefe de FTN Financial en Nueva York.

"Es claro para mí que no podemos contar con el crecimiento a lo largo del próximo año mientras los consumidores continúen contra las cuerdas", dijo.

El precio de la nota de referencia a 10 años cerró con alza de 3/32, ofreciendo un rendimiento de 3,44 por ciento, frente al 3,46 por ciento del jueves. Este bono se encuentra camino a su tercera semana de ganancias, una racha que no se ha alcanzado desde fines de junio y comienzos de julio.

Las notas a cinco años subieron 4/32 en precio, ofreciendo una renta de 2,45 por ciento frente al 2,48 por ciento del cierre del jueves.

El bono a dos años se apreció 2/32, con un rendimiento de 1,02 por ciento frente al 1,05 por ciento de la jornada previa.

Los avances de los bonos fueron limitados en cierta forma por la consolidación del mercado tras las subastas por 109.000 millones de dólares en nueva deuda esta semana, que colocaron en el mercado nuevas notas a dos, cinco y siete años.

A nivel general, las ventas tuvieron un buen desempeño, especialmente la subasta del jueves de papeles a siete años.

Los resultados de las subastas fueron impresionantes considerando el contexto de temores por el presupuesto este año, ya que se preve que la deuda nacional se duplique durante los próximos 10 años, según las últimas proyecciones de la Casa Blanca, acercándose a 20 billones de dólares.

En el año fiscal en curso, que concluye el 30 de septiembre, el Gobierno espera emitir entre 1,5 y 2,0 billones de dólares en nueva deuda, aunque esto disminuiría en 500.000 millones de dólares durante el próximo año fiscal, según las estimaciones divulgadas previamente este mes.

El mercado tendrá una semana de descanso antes de la próxima ronda de subastas entre el 8 y 10 de septiembre, cuando se venderán papeles a tres, 10 y 30 años.

"Tuvimos tres sólidas subastas esta semana y los rendimientos se encuentran más bajos que lo que estaban el viernes pasado", dijo Marty Mitchell, director de operaciones de bonos del Gobierno en Stifel Nicolaus en Baltimore.