17 de septiembre de 2009

Doe Run Perú pide ampliar hasta 36 meses plazo de plan ambiental

LIMA (Reuters/EP) - La minera Doe Run Perú, la mayor fundición de metales del país, planteó el jueves ampliar hasta 36 meses, seis más de los que había solicitado inicialmente, el plazo para culminar un plan ambiental en su complejo metalúrgico clave para su supervivencia.

Doe Run Perú, del estadounidense Grupo Renco, paralizó su producción en junio luego de que bancos le cortaron un crédito vital para sus operaciones, en momentos en que la crisis financiera mundial golpeó los precios de los metales.

La empresa -que se declaró en reestructuración y solicitó la protección para evitar embargos o retenciones de cuentas- tiene inversiones pendientes con el Estado por 150 millones de dólares para el plan ambiental (PAMA) en la localidad andina de La Oroya donde está ubicado el complejo.

El plazo para cumplir el PAMA vence en octubre.

La extensión del plazo "debe ser realista y reconocer la complejidad de la operación, así como la necesidad de satisfacer a todos los actores involucrados (...) Doe Run Perú ha señalado que el plazo total de ampliación del PAMA debería ser de 36 meses", precisó la empresa en un comunicado.

Ante la creciente presión para que se resuelva la crisis de la empresa que emplea a cerca de 3.500 personas en una de las ciudades más contaminadas del mundo, el Gobierno instaló una comisión multisectorial para que determinara el plazo que requiere la empresa para culminar con su plan ambiental.

Esa comisión recomendó esta semana extender el plazo por 20 meses, pero aclaró que también se debe considerar un tiempo para la obtención de los recursos financieros y el reinicio de las operaciones en la refinería.

Hasta el momento, el Gobierno ha dicho que podría darle una razonable extensión del PAMA si la empresa inyecta por lo menos 100 millones de dólares de capital fresco, entrega el 100 por ciento de sus acciones al Estado como garantía y alcanza un acuerdo con sus acreedores.

Doe Run debe, además, 110 millones de dólares a proveedores mineros.