14 de julio de 2009

Dólar y yen caen por ligero apetito al riesgo

Por Steven C. Johnson

NUEVA YORK (Reuters/EP) - El yen caía el martes en operaciones agitadas, mientras que el dólar luchaba contra la mayoría de las monedas luego de que las ganancias de Goldman Sachs y las cifras minoristas de Estados Unidos sobrepasaran las expectativas, dando ligeras esperanzas sobre una recuperación económica.

Pero los operadores se mantenían cautelosos de cara a la divulgación de otros resultados trimestrales de bancos estadounidenses, mientras que los deslucidos datos de Alemania pesaron sobre el euro, dejando a la moneda común en camino a un amplio margen frente al dólar.

"Las ventas minoristas fueron mejor que lo esperado, así que estas son un poco de buenas noticias, pero ha habido poco efecto ya que el mercado aún está incierto sobre el camino en que quiere operar", dijo Greg Salvaggio, vicepresidente de operaciones de Tempus Consulting en Washington.

Los datos de ventas minoristas en Estados Unidos llegaron con algunas salvedades, dijeron los operadores. Algunos señalaron que gran parte del alza de 0,6 por ciento en las ventas minoristas fue impulsada por el incremento en los precios de la gasolina.

Salvaggio dijo también que los datos que indicaban una fuerte alza en los precios al productor en Estados Unidos en junio, que llevaron a un alza en los rendimientos de los bonos del Gobierno, podrían avivar los temores inflacionarios.

En las operaciones del mediodía en Nueva York, el euro caía un 0,1 por ciento a 1,3967 dólares y subía 0,1 por ciento a 130,02 yenes.

El dólar subía un 0,1 por ciento a 93,10 yenes. Durante la sesión, el yen había borrado brevemente sus pérdidas frente al dólar, llevando al billete verde a 92,72 yenes luego de que las acciones entraran en territorio negativo, pero la unidad japonesa cayó nuevamente cuando Wall Street se recuperó.

La debilidad del euro fue ligada principalmente a una encuesta mensual sobre confianza económica en Alemania, elaborada por el instituto ZEW, que defraudó las expectativas del mercado, cayendo en julio por primera vez en nueve meses.