12 de agosto de 2009

Dos periodistas extranjeros, heridos en explosión Afganistán

KABUL (Reuters/EP) - Dos periodistas extranjeros, un español y un indonesio, que estaban en Afganistán integrados con las tropas estadounidenses, resultaron heridos el miércoles por una bomba colocada junto a la carretera, según la agencia Associated Press, para la que trabajaban ambos.

El fotógrafo Emilio Morenatti, de 40 años, tenía su base en Islamabad, Pakistán, y perdió un pie a consecuencia de las heridas sufridas en la pierna. Andi Jatmiko, un camarógrafo de 44 años, sufrió heridas en una pierna y las costillas debido a la explosión.

La agencia señaló que los periodistas viajaban con las tropas cuando su vehículo fue alcanzado por una bomba cerca de Kandahar.

Decenas de periodistas trabajan en Afganistán para cubrir las elecciones presidenciales del país, del próximo 20 de agosto, en un momento en el que las tropas afganas y extranjeras han lanzado un gran asalto contra los talibanes.

El presidente de AP, Tom Curley, dijo que las heridas reflejaban "los riesgos que periodistas como Emilio y Andi encuentran cada día mientras trabajan en la primera línea de los lugares más peligrosos del mundo".

Entre 1992 y 2008 han muerto 18 periodistas en Afganistán, lo que lo convierte en el undécimo país más peligroso del mundo para los trabajadores de los medios, según el Comité para Proteger a los Periodistas.

El miércoles, unos 400 marines estadounidenses realizaron un asalto con helicóptero en las montañas de la provincia de Helmand, en el sur de Afganistán, parte de sus esfuerzos por asegurar las zonas controladas por los talibanes antes de los comicios.

GUERRA ESTANCADA

La Brigada Expedicionaria de Marines (MEB, por su sigla en inglés) de Estados Unidos en Helmand, con 10.000 soldados, es el grueso de los refuerzos enviados este año por el presidente Barack Obama en un esfuerzo por darle la vuelta a una guerra de ocho años que los mandos militares han dicho está estancada.

En la operación del miércoles, 400 marines y 100 soldados afganos actuaron en Nawzad, un distrito de la parte noroeste de la provincia, según un comunicado. Operaciones de esta escala se realizan en Afganistán de forma habitual.

Los milicianos talibanes han prometido obstaculizar las elecciones con ataques en colegios electorales y amenazas contra los votantes.

Naciones Unidas ha señalado que la intimidación y la violencia, especialmente en zonas como Helmand, ya ha interrumpido los preparativos para las votaciones y la campaña electoral, y podrían impedir que muchos afganos llegaran a las urnas.

El período desde principios desde julio ha sido por lejos el más mortal de la guerra para las tropas aliadas lideradas por Estados Unidos. Más de 100 soldados han muerto desde principios del mes pasado.

Desde comienzos de marzo han muerto más militares occidentales en el país que en todo el periodo entre 2001 y 2004.