15 de julio de 2009

Economía EEUU estaría en ruta de recuperación lenta

Por Steven C. Johnson

NUEVA YORK (Reuters/EP) - La economía de Estados Unidos crecerá de nuevo en el actual trimestre y terminará el año un poco más sólida de lo que se esperaba previamente, pero una recuperación más robusta llegaría a finales del 2010, reveló un sondeo de Reuters.

Se espera que el Producto Interno Bruto (PIB) de Estados Unidos haya caído a una tasa anual del 1,8 por ciento en el segundo trimestre de 2009, según un sondeo entre 70 economistas realizado en el transcurso de la semana pasada.

Ello implica que la recesión actual es la de mayor duración desde la Segunda Guerra Mundial, pero la contracción prevista para el trimestre que apenas acabó es un poco más leve que la caída del 2,0 por ciento que se pronosticaba en el sondeo de junio.

La economía estadounidense crecería un 0,8 por ciento entre julio y septiembre, superando los pronósticos del 0,4 por ciento de junio, antes de acelerar el ritmo hacia un 1,8 por ciento en el cuarto trimestre, ligeramente arriba del cálculo previo del 1,6 por ciento.

La marcha de los precios permitirá a la Reserva Federal mantener la tasa de interés referencial en su actual franja de 0-0,25 por ciento hasta el próximo año. La tasa no alcanzará un 0,5 por ciento sino hasta el tercer trimestre de 2010.

"Vemos a la Fed dejando la tasa de fondos cerca de cero en buena parte del 2010, hasta que esté garantizada una recuperación económica sostenible por sí misma", dijeron economistas del Deutsche Bank en un reporte.

De hecho, Estados Unidos está a punto de salir de su severa recesión, tras haber visto contracciones anualizadas del 6,3 y 5,5 por ciento en los últimos dos trimestres.

Con la tasa de interés cerca de cero y el compromiso del Gobierno de Estados Unidos de combatir la crisis con un rescate billonario, se han despertado algunos temores inflacionarios, lo que ha impulsado el rendimiento de los bonos gubernamentales en el segundo trimestre.

Y mientras los economistas calculan una caída del índice de precios al consumidor del 0,6 por ciento en el 2009, se pronostica que se acelere a un 1,6 por ciento el 2010, cerca del tope máximo de la zona de tolerancia de la Fed del 1-2 por ciento.

La inflación subyacente, que elimina de la medición algunos precios volátiles como los energéticos y los alimentos, quedaría en territorio positivo este año, de 1,6 por ciento, para después desacelerarse levemente al 1,2 por ciento en el 2010.