15 de julio de 2009

Economía peruana crece tímidamente en mayo

Por Teresa Céspedes

LIMA (Reuters/EP) - La economía peruana se recuperó tímidamente en mayo tras su peor caída mensual en ocho años, afectada principalmente por el desplome de su sector industrial en momentos en que la crisis financiera global golpea al país andino, informó el miércoles el Gobierno.

El desempeño de la economía peruana, que creció apenas un 0,46 por ciento en mayo y casi en línea con el mercado, fue atenuado por avances en los sectores de la pesca, agricultura y en menor medida por la minería, dijo el Instituto Nacional de Estadísticas e Informática (INEI).

El sector más golpeado en mayo fue el de manufactura, que tiene el mayor peso en el cálculo del Producto Interior Bruto (PIB), que cayó un 8,59 ciento, precisó el instituto.

Esta es la quinta caída consecutiva del sector industrial, que acumula entre enero y mayo una baja del 7,61 por ciento.

El jefe del INEI, Renán Quispe, explicó que la manufactura fue golpeada por la industria no primaria, que cayó en mayo un 14,31 por ciento, ante la menor producción de bienes de capital como maquinarias, y de bienes de consumo.

La baja fue compensada por la actividad primaria que creció un 20,8 por ciento, liderada por la industria de harina de pescado, de la que el Perú es el principal productor mundial.

En un sondeo de Reuters, nueve analistas habían estimado para mayo una expansión de la economía del 0,7 por ciento frente al mismo mes del año pasado.

El INEI detalló que entre enero y mayo la economía avanzó un 0,83 por ciento frente al mismo lapso del 2008, mientras que en los 12 últimos meses a mayo creció un 5,65 por ciento.

En el desglose de cifras, el sector construcción -que se había convertido en el más dinámico en los últimos años- cayó en mayo en un 0,59 por ciento, mientras que el comercio bajó un 0,72 por ciento, dijo el instituto.

Un comportamiento diferente tuvo la actividad minera, del que Perú es un importante productor, que avanzó en mayo un 1,54 por ciento; mientras que el agropecuario creció un 6,69 por ciento y la pesca repuntó un 26,09 por ciento.

JUNIO SERIA MAS DEBIL

El dato de mayo es sin embargo superior a la caída del 2,0 por ciento de abril, pero está muy por debajo del avance de 8,4 por ciento registrado en mayo del año pasado.

Desde octubre, la economía peruana se viene frenando a la par del desplome de la demanda global derivada de la crisis internacional, tras haber tocado cifras récord en meses previos y cerrar el 2008 con su mayor tasa de expansión en 14 años.

La desaceleración se produce pese a que el Banco Central de Reserva inició en febrero un periodo de bajas de tasas de interés para dinamizar la economía. En seis meses, el banco ha recortado su tasa a 2,0 por ciento desde 6,50 por ciento.

"El resultado de mayo fue bajo (...) y pensamos que en junio se daría un resultado inferior al de mayo", dijo el analista Juan Carlos Odar, del Banco de Crédito.

Además de la continua debilidad de la actividad productiva, el dato de junio estaría afectado por una base de comparación "bastante alta", agregó Odar, ya que en junio del año pasado la economía creció un 13 por ciento.

El INEI informó, además, que la tasa de desempleo en el trimestre móvil abril-junio subió a un 8,5 por ciento de la población económicamente activa frente a la tasa del 7,9 por ciento registrado en el mismo período del año pasado.

Asimismo, refirió que el ingreso promedio mensual creció en el trimestre móvil un 7,0 por ciento, a 1.056 soles (350,8 dólares) comparado con el mismo lapso del año pasado.

Algunos analistas esperan que el plan de estímulo económico del Gobierno tome más fuerza a partir del segundo semestre del año, luego de una débil inversión pública y privada.

Los efectos del impulso fiscal y la agresiva política monetaria son clave para la recuperación, pese a que el primer trimestre del 2009 la economía peruana cerró con una expansión del 1,8 por ciento, la variación más baja desde el tercer trimestre del 2001.

Para este año, el Gobierno estima una expansión económica del 3,0 por ciento, luego de que el año pasado el país creció un 9,89 por ciento, una de las tasas más altas del mundo.