4 de diciembre de 2013

Correa anuncia que Petroamazonas explorará los yacimientos de petróleo que no despierten interés de inversores

Correa anuncia que Petroamazonas explorará los yacimientos de petróleo que no despierten interés de inversores
GUILLERMO GRANJA / REUTERS

QUITO, 4 Dic. (Reuters/EP) -

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, ha anunciado este martes que al compañía estatal Petroamazonas explorará las reservas petroleras ubicadas en la selva amazónica que no despierten interés entre inversores privados en una licitación, a la que ya han concurrido empresas como la española Repsol o la china Andes Petroleum.

Correa ha dicho que el resultado del proceso --con baja participación-- se debió a que se trataban de "bloques difíciles", por lo que la empresa estatal se hará cargo de ellos si no hay oferentes.

"La política va a ser que Petroamazonas explore los bloques que no interesan mucho a las petrolera privadas o extranjeras (...) porque se encuentran lejos de infraestructura vial, de oleoductos", ha dicho el presidente en declaraciones concedidas a periodistas en la ciudad amazónica del Tena.

Los bloques en cuestión están cerca de la frontera con Perú, lejos de la infraestructura petrolera y en el borde del parque Yasuní, una reserva en el corazón de la selva que alberga una gran biodiversidad y en donde habitan dos pueblos indígenas en aislamiento voluntario.

Se calcula que los bloques tendrían un potencial de reservas de hasta unos 1.500 millones de barriles. La licitación ha despertado fuertes críticas de indígenas y ecologistas, que han amenazado con realizar movilizaciones y acudir a organismos internacionales para evitar su explotación.

"Es necesario encontrar más reservas para explotarlas responsablemente en la dimensión ambiental y en la dimensión social", ha señalado Correa, argumentando que necesita importantes recursos para combatir la pobreza. Ecuador produce unos 520.000 barriles de petróleo diarios.

El ministro de Recursos Naturales no Renovables, Pedro Merizalde, explicó la semana pasada que, a diferencia de otros países, a las empresas que firmen los contratos para la exploración no se les entrega una concesión, sino que sus servicios son pagados por el Estado, mientras que las inversiones sí las realizan con sus propios recursos, tal y como se recoge en la Ley ecuatoriana de Hidrocarburos.

"Esperamos que este tipo de contratos se firmen lo antes posible, pero las negociaciones podrán durar entre tres y cuatro meses", añadió Merizalde, que además manifestó que inmediatamente después tendrían que desarrollar la fase de sísmica para ver los estudios geológicos y determinar si existen esas formaciones.

El ministro de Recursos no Renovables aseguró que se siente "optimista" ante la potencialidad de la región, ya que confía en que sus yacimientos otorguen petróleo a Ecuador al menos durante unos 25 años más.