12 de noviembre de 2009

Ecuador.- Correa anuncia que la próxima semana podría reducir el racionamiento eléctrico en los hogares

QUITO, 12 Nov. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, dijo este miércoles que está reconsiderando el plan de racionamiento de energía con miras a reducir la semana próxima a menos de la mitad los períodos de cortes de electricidad en los hogares y comercios.

Las negociaciones con el Gobierno de Perú para adquirir energía, alquilar turbinas y generadores de electricidad podrían aliviar los graves problemas de producción de energía, que ha provocado constantes apagones en las principales ciudades y que obligó al Gobierno a emprender un plan de racionamiento.

Ecuador puso en marcha el pasado jueves un plan de racionamiento de electricidad, tanto a nivel residencial como industrial, que contempla apagones de hasta siete horas diarias.

La mayor parte de los cortes de energía han sido en las zonas residenciales, para dar mayor prioridad a las áreas industriales y comerciales y no afectar así al sector productivo del país. Sin embargo, algunos industriales han asegurado que han comenzado a tener pérdidas por estos apagones.

El Ministerio de Electricidad atribuye esta problemática a la fuerte sequía que ha reducido los niveles en el embalse de la central hidroeléctrica de Paute, responsable de suministrar energía al 35 por ciento del territorio ecuatoriano.

Correa destacó que su Gobierno se encuentra desarrollando 11 proyectos para elevar la oferta de electricidad, aunque reconoció que los resultados de estas obras "no pueden tener incidencia inmediata" en la población, por lo que se espera que sus resultados se vean en el mediano plazo.

"Recuperamos el parque termoeléctrico y hemos hecho nuevas plantas en Sucumbíos y Electroquil", enfatizo Correa en declaraciones a la prensa.

El mandatario ecuatoriano había reconocido el pasado viernes que el problema de suministro de electricidad en ese país es "grave" y no descartó que esta situación se pueda prolongar por "varios meses", defendiendo la necesidad de continuar con el programa de racionamiento de energía.