29 de enero de 2013

Ecuador.- Un exjuez ecuatoriano dice que los demandantes sobornaron al tribunal para que fallara en contra de Chevron

NUEVA YORK/SAN FRANCISCO, 29 Ene. (Reuters/EP) -

Un exjuez ecuatoriano ha denunciado, tras abandonar la judicatura, que el magistrado que condenó a la petrolera Chevron a pagar a Ecuador 18.200 millones de dólares por contaminar la selva tropical había sido sobornado por los demandantes con 500.000 dólares.

Alberto Guerra, que presidió el caso de 2003 a 2004, ha hecho estas acusaciones en una declaración jurada presentada por Chevron este lunes para respaldar una denuncia por fraude formulada ante un tribunal federal de distrito de Manhattan contra los demandantes ecuatorianos y sus abogados.

"Otro participante en el fraude ha dado la cara en lugar de esperar a ser desenmascarado por otros", ha subrayado el vicepresidente y consejero general de Chevron, Hewitt Pate, en un comunicado.

Por su parte, la portavoz de los demandantes, Karen Hinton, ha señalado que Guerra es "un exjuez ecuatoriano caído en desgracia que está recibiendo cientos de miles de dólares por parte de Chevron para hacer acusaciones falsas sobre el veredicto del juicio en Ecuador".

La denuncia es la última en una batalla que dura ya dos décadas entre Chevron y los habitantes del lago Agrio en Ecuador por la extracción de crudo en la región. Los residentes denunciaban que Texaco, adquirida por Chevron en 2001, contaminó la selva tropical y los acuíferos con cientos de vertidos de deshechos de 1964 a 1992, provocando daños en cosechas y en la salud pública, incluidas muertes por cáncer.

Chevron aseguró que su parte de los pozos de vertido fueron limpiados y que sus actividades no eran responsables de ningún daño al medioambiente ni a la salud pública. Finalmente, un tribunal ecuatoriano condenó a la petrolera al pago de 18.200 millones de dólares en 2011, un monto que ascendió a 19.000 millones en julio pasado.

El Tribunal Nacional de Justicia, máxima instancia judicial del país, designó el mes pasado a tres jueces para que atendieran la apelación final por parte de Chevron contra el veredicto.

Chevron, que ya no tiene intereses en Ecuador, ha llevado a cabo una ardua tarea para evitar el pago de los 19.000 millones de dólares. En febrero de 2011, presentó una denuncia ante un tribunal federal de Nueva York contra los demandantes y sus abogados, incluido Steven Donziger y Pablo Fajardo, argumentando que el veredicto se obtuvo mediante fraude.

ARGUMENTOS

La declaración de este lunes por parte de Guerra sustenta dicha denuncia de Chevron. Según el documento presentado, el caso fue asignado al juez Nicolás Zambrano en 2009. El juez, según Guerra, le pidió en ocasiones que escribiera por él sentencias civiles por 1.000 dólares al mes, algo que es ilegal.

El caso fue remitido entonces a otro juez, Juan Núñez, que posteriormente renunció al mismo debido a alegaciones de soborno formuladas por Chevron después de que éste fuera grabado hablando del caso. Entonces, Zambrano volvió a hacerse cargo del caso.

En su declaración jurada, Guerra afirma: "Zambrano me dijo que estaba en contacto directo con Fajardo y que los representantes de los demandantes habían accedido a pagarle 500.000 dólares del dinero que obtuvieran por el veredicto, a cambio de que les permitiera escribir la sentencia en favor de los demandantes".

Según Guerra, él mismo recibió 38.000 dólares de la empresa por el coste de presentar la prueba. Kent Robertson, un portavoz de la petrolera, ha confirmado que Chevron ha accedido a pagar a la familia del exmagistrado 10.000 dólares al mes por gastos corrientes y 2.000 dólares para vivienda.

"Es un canalla", ha denunciado Fajardo a Reuters. "Nunca me reuní con Guerra, pero sé quién es y cómo está siendo pagado por Chevron", ha añadido. En un comunicado de los demandantes ecuatorianos la semana pasada, Fajardo había señalado que en un momento dado Guerra se había ofrecido a declarar a favor de ellos si le pagaban, pero estos se habían negado.