18 de noviembre de 2011

Ecuador.- La oposición impide a Correa aprobar una reforma tributaria que contempla la subida de impuestos

QUITO, 18 Nov. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, sufrió el jueves un duro revés en su proyecto político después de que sus opositores impidieran en el Congreso la aprobación de una reforma tributaria que contempla la subida de algunos impuestos para garantizar el aumento de los ingresos fiscales.

La oposición logró, con el apoyo de 53 de los 101 diputados presentes, dar luz verde a una resolución con la que queda archivada la propuesta de Correa. El oficialismo por su parte aseguró que no se puede hablar de aprobación porque no lograron los votos suficientes para dejar sin efecto la normativa.

Para los detractores de Correa este hecho representa una victoria de cara a nuevas reformas. "La oposición está ganando espacio en la Asamblea. Al principio éramos pocos, ahora ya somos casi una mayoría", aseguró a Reuters el diputado Vicente Taino.

Alianza País tiene 55 de los 124 escaños del Parlamento unicameral, pero, gracias a acuerdos con partidos minoritarios de izquierda e independientes, el mandatario ecuatoriano ha logrado superar los 63 votos --la mayoría absoluta-- para sacar adelante las leyes para afianzar su "revolución ciudadana".

Poco después de la votación, Correa aclaró que el proyecto de reforma "no está archivado" porque se requiere del visto bueno de la mayoría absoluta de la Asamblea Nacional (63 votos) para poder hacerlo "y la oposición no lo ha conseguido".

En este sentido, el líder de izquierda recordó que los legisladores tienen de plazo hasta el próximo 24 de noviembre para enviar sus observaciones o, de lo contrario, entrarán en vigor los tributos contemplados en la ley.

La reforma plantea incrementar los impuestos para el tabaco y las bebidas alcohólicas, así como para el gravamen sobre los coches. También prevé el aumento al 5 por ciento del impuesto que se paga por sacar divisas de Ecuador. El objetivo del Gobierno es recaudar unos 400 millones de dólares (295 millones de euros).