20 de octubre de 2007

Ecuador.-Piden a la Fiscalía que inicie una investigación contra la petrolera City Oriente, de EEUU, por deuda al Estado

QUITO, 20 Oct. (EP/AP) -

El procurador ecuatoriano Xavier Garaicoa solicitó hoy a la Fiscalía que inicie una investigación contra la empresa petrolera City Oriente, de Estados Unidos, por una presunta deuda al Estado de cerca de 30 millones de dólares (20,97 millones de euros).

El procurador solicitó que se inicie una indagación previa para "determinar el ilícito cometido" ya que se considera que la compañía retiene fondos que le corresponden al Estado, confirmaron el viernes a la AP en la oficina de prensa de la Fiscalía.

Esos recursos resultan de la aplicación de una ley aprobada en abril del 2006, en el gobierno de Alfredo Palacio, que estableció que las empresas petroleras debían entregar al estado al menos el 50 por ciento de las ganancias extraordinarias de la venta de crudo que se generaron por los altos precios del petróleo y que están por encima de los precios establecidos en los contratos iniciales.

City Oriente, de capital estadounidense pero con base en Panamá, se ha negado a cancelar casi 30 millones de dólares (20,97 millones de euros), correspondientes a los valores que debía recaudar el Estado desde abril del 2006 hasta septiembre del 2007.

"No es concebible que, en este caso, una empresa diga que no acata una ley del país... a nadie se le ocurriría no acatar una ley en Estados Unidos, en Europa, en España", aseguró Garaicoa en rueda de prensa.

La compañía rechaza el pago porque considera que con la ley, el estado ecuatoriano cambió los parámetros y perjudicó el equilibrio económico de su contrato.

Por ello, presentó en octubre del 2006 una solicitud de arbitraje ante el Centro Internacional de Diferencias Relativas a Inversiones (Ciadi), un entidad adscrita al Banco Mundial. Ningún representante de City Oriente estuvo disponible para comentar sobre la investigación de la Fiscalía.

En el Ciadi también se dirime otro arbitraje presentado por la compañía estadounidense Occidental contra Ecuador, después de este país rescindiera su contrato en mayo de 2006 acusándola de incumplimientos contractuales, por lo que los campos que operaba pasaron a control del Estado.

La petrolera estadounidense busca que Ecuador le restituya los campos petroleros y le pague una compensación de 1.000 millones de dólares (699 millones de euros).