29 de junio de 2011

La Casa Blanca, más cerca de firmar los TLC tras alcanzar un acuerdo con los republicanos

WASHINGTON, 29 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Casa Blanca ha llegado a un acuerdo con los republicanos de la Cámara de Representantes que facilita la firma de los Tratados de Libre Comercio (TLC) con Corea del Sur, Colombia y Panamá. El acuerdo versa sobre los beneficios a los trabajadores estadounidenses que perdieron sus empleos por culpa de la deslocalización o de la competencia con productos de importación.

"Como resultado de extensas negociaciones, ahora tenemos un acuerdo sobre los términos fundamentales para una reedición significativa" del programa, ha declarado el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney. Este asunto ha impedido durante meses que Estados Unidos diera finalmente vía libre a los acuerdos comerciales con esos tres países.

El acuerdo contempla ventajas económicas que son menores de las establecidas en 2009, pero superiores respecto a un programa anterior. La solución adoptada el martes no garantiza que los TLC vayan a salir adelante, puesto que los republicanos han adelantado que seguirán insistiendo en que el programa de beneficios debe ser estudiado aparte, algo que los demócratas consideran inaceptable.

El presidente demócrata de la Comisión de Finanzas del Senado, Max Baucus, va a convocar una reunión para el jueves por la mañana. "Pensamos que este paquete puede conseguir el apoyo necesario para convertirse en ley (...) Los trabajadores americanos y nuestra economía no pueden darse el lujo de que sigamos esperando para avanzar", ha estimado.

El jefe republicano en la comisión, Orrin Hatch, critica que la estrategia de la Casa Blanca utiliza el plan "en el nombre de un programa de bienestar de dudosos beneficios" en un momento delicado para el país, informa 'The New York Times'. El presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, adelanta por su parte que convocará votaciones por separado para los TLC y el plan de beneficios.

Entretanto, el presidente de la Cámara de Comercio, Thomas J. Donohue, ha señalado que este es "el momento de la verdad" para los parlamentarios "que se preocupan por los empleos americanos".

Estados Unidos ya cuenta con acuerdos similares con México, Canadá y otros 15 países. Los tratados con Corea del Sur, Colombia y Panamá han sido revisados para proteger a los empleados y compañías estadounidenses, en parte mediante la búsqueda de mejores condiciones laborales en dichos países, de tal modo que reduzcan su ventaja competitiva.