17 de septiembre de 2009

EEUU fija metas para Afganistán y Pakistán

Por Susan Cornwell y Adam Entous

WASHINGTON (Reuters/EP) - El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dijo el miércoles que no tomará una decisión rápida sobre enviar más fuerzas a Afganistán, y fijó metas amplias para Kabul y su vecino Pakistán para combatir a los militantes y la corrupción.

Pero los críticos desecharon las metas propuestas por Obama y las catalogaron de vagas.

El Gobierno estadounidense envió los objetivos a legisladores de cara a una esperada petición del general del Ejército Stanley McChrystal, el más alto comandante de las fuerzas de Estados Unidos y la OTAN en Afganistán, para aumentar las tropas en la lucha contra la insurgencia talibana.

El influyente senador republicano John McCain ha dicho que se requieren decenas de miles de soldados adicionales, pero que una solicitud de ese tipo enfrentaría la oposición de los demócratas, que actualmente controlan el Congreso.

El presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, John Kerry, señaló que una decisión de enviar más tropas a Afganistán podía tomarse, pero "primero debe presentarse un caso convincente al pueblo estadounidense de que eso hará una diferencia".

Las encuestas de opinión muestran que los estadounidenses se están oponiendo a la guerra de casi ocho años.

La mejora en las capacidades de contrainsurgencia en Pakistán y la construcción de fuerzas de seguridad afganas para reducir el rol estadounidense lideran los objetivos de Obama, según un borrador obtenido por Reuters.

El Gobierno planea evaluar el progreso de sus metas para fines de marzo, aunque el documento ofrecía pocas especificaciones y no fijaba fechas límite para la entrega de resultados.

"Hay muchas más preguntas que respuestas", dijo el representante republicano Bill Young de Florida.

El Gobierno de Obama ya parece haber fallado en uno de sus objetivos inmediatos, asegurar que Afganistán realizara "elecciones creíbles". La votación de agosto estuvo llena de acusaciones de fraude.

Bajo la presión de sus compañeros demócratas de evitar cualquier incremento de tropas del país hasta que el Ejército afgano se expanda, Obama dijo a periodistas en la Casa Blanca que "no hay una decisión inmediata pendiente sobre recursos".

Hay que tener la estrategia correcta y luego tomar una determinación sobre los recursos", explicó Obama un día después de que el Jefe del Estado Mayor Conjunto, el almirante Mike Mullen, dijera que probablemente se necesitarían más tropas y que esperaba la petición de McChrystal en un par de semanas.

La cautela de la Casa Blanca sobre comprometerse ahora con otro incremento de fuerzas puso el enfoque en las divisiones al interior del Gobierno, señalaron funcionarios y legisladores.

Con la violencia de los insurgentes elevándose, el Pentágono ya ha casi doblado el número de soldados en Afganistán este año a 62.000, número que crecerá en otros 6.000 para fines del 2009.