12 de junio de 2012

EEUU.- ING acuerda con EEUU una multa de 495 millones por operaciones ilegales con entidades cubanas e iraníes

WASHINGTON, 12 Jun. (EUROPA PRESS) -

El banco holandés ING ha llegado a un acuerdo con el Departamento de Justicia y la Oficina del Fiscal del Distrito de Nueva York en el cual ha aceptado pagar una multa de 619 millones de dólares (495 millones de euros) por llevar a cabo operaciones ilegales con entidades financieras de Cuba e Irán, según informó el Gobierno estadounidense en un comunicado.

En concreto, Estados Unidos considera que la entidad ha violado varias leyes del país al mover miles de millones de dólares ilegalmente desde el sistema financiero estadounidense en nombre de entidades cubanas e iraníes sujetas al régimen de sanciones del país.

El banco holandés ha firmado con las autoridades estadounidenses un acuerdo en el que acepta responsabilidades por su "conducta criminal" y la de sus empleados y en el que además se compromete a pagar una multa de 619 millones de dólares.

Según la investigación, desde principios de la década de los noventa hasta 2007, ING violó leyes de Estados Unidos y Nueva York al mover más de 2.000 millones de dólares (1.600 millones de euros) ilegalmente, a través de más de 20.000 operaciones, en nombre de entidades cubanas e iraníes sujetas a sanciones económicas en Estados Unidos.

"ING se embarcó en esta conducta criminal a sabiendas y de forma voluntaria, lo que provocó que instituciones financieras no afiliadas en Estados Unidos llevaran a cabo transacciones que de otro modo hubieran sido rechazadas, bloqueadas o detenidas para su investigación", explica el Departamento de Justicia.

La ayudante del Fiscal General para Seguridad Nacional, Lisa Monaco, destacó que esta multa es la "mayor impuesta nunca" a un banco en relación con una investigación por violar sanciones estadounidenses y subraya las "implicaciones para la seguridad nacional de la conducta criminal de ING".

Monaco acusó a ING de ayudar a proporcionar a patrocinadores del terrorismo y a otras entidades sancionadas acceso al sistema financiero estadounidense durante más de una década, "permitiéndoles mover miles de millones de dólares a través de bancos estadounidenses para compras ilícitas y otras actividades".