17 de septiembre de 2009

EEUU intentará retraso 60 días en juicios detenidos Guantánamo

Por James Vicini y Jeremy Pelofsky

WASHINGTON (Reuters/EP) - El Gobierno estadounidense dijo el miércoles que intentará retrasar por dos meses todos los juicios militares a sospechosos de terrorismo detenidos en la bahía de Guantánamo, mientras el Congreso estudia nuevas reglas para los procedimientos.

También busca dar tiempo a la Casa Blanca para que considere si lleva a cabo los juicios en cortes de Estados Unidos.

El presidente Barack Obama está tratando de cerrar la prisión, con planes para juzgar a algunos de los sospechosos de terrorismo en comisiones militares y a otros en cortes federales en Estados Unidos. Actualmente hay 226 detenidos en la prisión ubicada en la base naval estadounidense en Cuba.

Los juicios militares han estado en suspenso desde que Obama anunció, poco después de asumir la presidencia en enero, que planeaba cerrar la prisión para enero del 2010. Cerca de 10 casos están pendientes. El Gobierno se puso el jueves como fecha límite para decidir si buscará otra demora.

El detenido Ramzi Binalshibh, acusado de planear el ataque del 11 de septiembre del 2001, pidió una apelación a la corte estadounidense en Washington para frenar su juicio militar, con el argumento de que era inconstitucional.

Fiscales del Departamento de Justicia se opusieron, pero al mismo tiempo informaron a la corte sobre el retraso planeado.

Ellos dijeron que estaban buscando una demora de 60 días en el caso debido a que las reglas para juicios militares puedan ser cambiadas sustancialmente por la legislación que el Congreso está considerando.

El Congreso está evaluando reformar los procedimientos de las comisiones militares establecidas bajo el Gobierno del ex presidente George W. Bush, incluyendo la petición de Obama de excluir las declaraciones hechas bajo tortura.

Fiscales del Departamento de Justicia dijeron que dentro de 60 días también podría esperarse una decisión sobre si Binalshibh debe ser enjuiciado por una corte federal estadounidense, en vez de por un tribunal militar.