14 de agosto de 2009

EEUU y México intentan frenar tráfico de armas en la frontera

Por Jim Forsyth

SAN ANTONIO, Texas (Reuters/EP) - Funcionarios estadounidenses y mexicanos firmaron un acuerdo el jueves que busca ayudar a contener el flujo ilegal de municiones y armas fabricadas por Estados Unidos, que han permitido el enfrentamiento entre bandas de narcotráfico mexicanas.

La carta de intención firmada en San Antonio permitiría que agencias federales estadounidenses compartan información de tráfico de armas con la fiscalía general de México, con el propósito de realizar un seguimiento de armas ilegales y perseguir a quienes las trafican.

El anuncio fue realizado tras la reunión este mes entre el presidente de Estados Unidos, Barack Obama; su par mexicano, Felipe Calderón, y el primer ministro canadiense, Stephen Harper, en Guadalajara, México.

Un tema central de los diálogos fue la lucha contra las bandas mexicanas que dominan el narcotráfico en la frontera de cerca de 3.219 kilómetros, a menudo con armas fabricadas por Estados Unidos.

"El flujo de armas ilegales, efectivo y municiones es una amenaza para ambos países", dijo la secretaria de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Janet Napolitano, quien firmó el acuerdo junto al procurador general mexicano, Eduardo Medina-Mora.

El tráfico ilegal de armas "alimenta la fortaleza de la organización de crimen organizado en México y ellos, a cambio, están alentando el contrabando, los narcóticos, las drogas, de vuelta en Estados Unidos", precisó Napolitano.

Este año, las autoridades estadounidenses han confiscado 69 millones de dólares en efectivo, 2,4 millones de libras esterlinas en drogas ilegales, 95.000 cartuchos de municiones y 500 rifles de asalto y revólveres, enumeró Napolitano.

Washington está preocupado porque bandas mexicanas de narcotráfico maten a sus rivales en cantidades récord, a pesar del operativo militar que el Gobierno de Calderón ha llevado a cabo desde hace tres años contra los cárteles.

Sin embargo, México dijo que la ayuda en equipamiento y entrenamiento que ofreció Estados Unidos a través de la llamada "Iniciativa Mérida", de 1.400 millones de dólares en tres años, está demorando mucho en llegar, en parte por preocupaciones en el Congreso por el respeto a los derechos humanos dentro de los operativos militares.

El acuerdo ayudará a las autoridades de ambos países a "ir tras los cárteles", dijo Napolitano, haciendo referencia al cártel mexicano Golfo/Los Zetas y otros que dominan el narcotráfico.

Napolitano no dijo cuándo espera que ambos países comiencen a compartir información sobre armas ilegales.

Autoridades estadounidenses dicen que organizaciones de narcotráfico mexicanas como Los Zetas, quienes actúan como ayuda para el cártel del Golfo, ahora posee un sofisticado arsenal de alta potencia que les permite enfrentarse al Ejército mexicano.

De acuerdo a los datos de seguimiento de armas de ATF, un 90 por ciento de las armas rastreables usadas en la violencia relacionada con drogas en México proviene de Estados Unidos, con Texas, Arizona y California como los principales abastecedores.

El mes pasado fue el más mortal durante los tres años del operativo del Ejército mexicano contra poderosos cárteles, con 850 muertes, de acuerdo a cifras de los medios.

El número de muertos este año llega a cerca de 4.000 personas, alrededor de un tercio más que el mismo período del 2008, a pesar de la breve tregua previamente este año.