¿Por qué EEUU no decide sancionar el petróleo de Venezuela?

¿Por qué EEUU no decide sancionar el petróleo de Venezuela?
10 de agosto de 2018 EUROPA PRESS - ARCHIVO

WASHINGTON, 10 Ago. (Notimérica) -

Durante el año pasado, Estados Unidos (EEUU) impuso sanciones cada vez más fuertes sobre el sector económico-financiero de Venezuela, país que se encuentra viviendo una grave crisis política, social y económica.

Sin embargo, a pesar de que parecía que Estados Unidos estaría dispuesto a sancionar de forma directa la industria petrolera venezolana, Washington parece no querer profundizar más allá, según señala el portal 'Oil Price'.

Entre los factores que podrían explicar esta situación figuran las refinerías de la costa estadounidense del golfo de México, que siguen dependiendo de las importaciones de petróleo pesado de Venezuela. Pese al desplome en la producción de crudo, Venezuela ha visto aumentar desde febrero pasado las exportaciones de su crudo a su mayor mercado, que es Estados Unidos. Entre febrero y junio aumentaron en un impactante 43%.

EXPORTACIONES

Las exportaciones de Venezuela a los Estados Unidos se mantienen estables, pero su producción total de petróleo se está colapsando, por una suma de alrededor de 50.000 barriles por mes, incluso sin sanciones directas sobre su petróleo.

Venezuela se encuentra padeciendo el peor descenso de producción de petróleo en la historia en medio de un colapso económico sin precedentes, años de mala gestión y falta de inversiones en la industria petrolera, a lo que se une una creciente crisis humanitaria.

Según el Fondo Monetario Internacional, la inflación de Venezuela alcanzará un 1.000.000% para finales de este año, lo que amenaza con agravar la crisis económica y social del país con las mayores reservas de petróleo del mundo.

DESCENSO DE PETRÓLEO

La Administración de Información Energética de EEUU predice que la producción de petróleo descenderá a menos de un millón de barriles por día (bpd) para finales de este año y a tan solo 700.000 bpd para finales del próximo, un dato equiparable a la actual producción petrolífera del estado de Nuevo México.

Debido a esta frágil situación en este sector, unas eventuales sanciones directas de EEUU contra esa industria solo empeorarían las cosas y harían subir los precios del crudo, algo muy incómodo para el presidente estadounidense, Donald Trump, de cara a las elecciones de medio plazo en próximo mes de noviembre.

"La Casa Blanca no quiere ser dueña de esta crisis", confirmó al medio 'S&P Global Platts' el exasesor energético de Trump, George David Banks.