15 de agosto de 2009

EEUU rastrea "frontera virtual" por abusadores de niños

Por Tim Gaynor

FAIRFAX, Virginia (Reuters/EP) - El canadiense John Wernshall es acusado de llevar estadounidenses a Tailandia para tener relaciones sexuales con niños, filmar sus crímenes y luego distribuir las imágenes por internet.

A finales del mes pasado, el hombre de 62 años fue extraditado desde Gran Bretaña a Estados Unidos para ser juzgado, en el marco de una operación encabezada por la policía inmigratoria federal estadounidense.

El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE por sus iniciales en inglés) es conocido por su rol en la vigilancia de las fronteras físicas del país contra los traficantes de drogas y contrabandistas de personas.

Pero ahora se encuentra resguardando la "frontera virtual" de la nación contra el repentino aumento en la pornografía infantil, el turismo sexual y el tráfico de menores por internet.

"Cosas malas, dañinas, peligrosas y criminales están ingresando electrónicamente de forma oculta", dijo el agente especial Don Daufenbach en Centro de Crímenes Cibernéticos, o C3 del ICE, situado unos pocos kilómetros fuera de Washington.

"Nuestro trabajo es detener el ingreso de elementos nocivos a nuestro país", agregó.

Agentes especiales que combinan aptitudes policiales, de inteligencia y de informática forense, trabajan junto a sus pares de las fuerzas policiales de todo Estados Unidos y el resto del mundo.

"No nos importa realmente dónde está el delincuente, no nos importa quién lo atrapa primero, el principal objetivo aquí es proteger al niño," dijo Daufenbach, cuyo trabajo en equipo ha llevado a la detención de más de 11.600 personas en todo el mundo desde el 2003.

EPIDEMIA GLOBAL

Más de 1.500 millones de personas actualmente se conectan a internet en el mundo, una cifra que se espera llegue a los 2.200 millones para el 2013, según un estudio reciente de la consultora Forrester Research.

Investigadores y expertos en protección infantil aseguran que los delitos se están disparando en internet a medida que crece el acceso a la banda ancha y los costos de las computadoras portátiles y cámaras de fotos y video caen.

El Centro Nacional para Niños Desaparecidos y Explotados (NCMEC, por sus iniciales en inglés) ha analizado unos 25 millones de videos e imágenes de pornografía infantil que circularon por internet solamente en los últimos seis años.

"De repente el pedófilo descubre que hay miles como él en todo el mundo con quienes se puede conectar y socializar", dijo el presidente de NCMEC, Ernie Allen.

"Hay claras evidencias de que estas personas están abusando sexualmente de menores de edad, fotografiándolos o filmándolos y distribuyéndolo entre individuos similares", agregó Allen.

Además de lo que se conoce como intercambio de material entre abusadores, los investigadores dicen que hay cada vez más organizaciones criminales con elevados conocimientos tecnológicos en actividad.

Estas venden pornografía infantil mediante sitios en internet que pueden ser activados y desactivados en materia de horas.

"Lo que estamos encontrando son empresas criminales que están aprovechando la tecnología y usando internet para convertirlo en un negocio. Es una epidemia global", dijo Jae Alexander Khu, jefe de sección del C3, que también investiga lavado de dinero y violaciones a la propiedad intelectual.

UN PASO ADELANTE

En mayo, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, anunció que nombraría a un coordinador para dirigir la lucha contra los delitos cibernéticos que amenazan las redes que apuntalan al Gobierno y la economía de su país.

Pero Melissa Hathaway, quien encabezó una revisión de 60 días de políticas cibernéticas de la Casa Blanca, renunció este mes y retiró su solicitud para cubrir el cargo por los retrasos en la designación.

Mientras el Gobierno lidia con su estrategia en materia de delitos cibernéticos, los investigadores del ICE afirman que los acosadores virtuales están utilizando una astucia cada vez más aguda para ocultar sus identidades.

Algunos usan "dispositivos de encubrimiento", una tecnología que enmascara la ubicación de la red de una computadora o la dirección IP.

También guardan cientos de miles de imágenes y videos de abuso en dispositivos de almacenamiento "fáciles de esconder" o incluso almacenando archivos on-line.

"El almacenamiento on-line es horrible. Digamos que reviso la computadora de alguien vía internet y no veo que tenga una cuenta de almacenamiento virtual. Puede que nunca la encuentre", dijo Peter Buchan, un especialista en informática forense del C3.

Si bien las acciones del ICE por acorralar y detener a los sospechados inmigrantes ilegales ha atraído feroces críticas, sus esfuerzos para combatir los abusos infantiles por medio de internet han sido merecedores de elogios.

"Ellos realmente han estado al frente de esta campaña. En última instancia lo que está en juego es la protección y la seguridad de los niños del mundo", dijo Allen.