12 de agosto de 2009

Empresas Colombia sienten el impacto de conflicto con Venezuela

Por Javier Mozzo Peña

BOGOTA (Reuters/EP) - Las empresas colombianas consideran que la decisión de Venezuela de sustituir sus exportaciones por un conflicto diplomático agravará los problemas de un comercio ya presionado por una baja de las ventas a ese país y altas deudas por el rígido sistema cambiario venezolano.

Tulio Zuluaga, presidente de la Asociación de Fabricantes de Partes para Automóvil, dijo a una comisión del Congreso que "la utilidad de los negocios se perdió por completo y desde que se dictaron las medidas se ha fomentado el contrabando".

Las empresas colombiana pasaron de exportar hasta 600 millones de dólares en automóviles y partes al año a menos de 200 millones de dólares en lo que va del 2009, dijo el ejecutivo.

Venezuela además dejó a un lado la compra de 10.000 automóviles de Colombia y firmó con Argentina un contrato para el suministro de esas unidades.

Según el Gobierno colombiano, el comercio aún fluye lentamente hacia Venezuela, país con el que Colombia comparte una frontera de más de 2.200 kilómetros, pero analistas esperan que las exportaciones, de 6.000 millones de dólares en el 2008, se reduzcan al menos en un 50 por ciento este año por las medidas de Chávez.

El mandatario venezolano congeló sus relaciones con Colombia y ordenó sustituir importaciones colombianas, porque consideró como una amenaza la decisión de Bogotá de pactar con Estados Unidos la ampliación de un acuerdo para el uso de bases militares.

SIN CARNE, SIN POLLO

"Para nosotros, 60 millones (de dólares) de pérdidas es una gran cantidad de dinero (...) la situación es bastante compleja", dijo el presidente de la Federación Nacional Avícola (Fenavi), Jorge Enrique Amaya.

El dirigente gremial dijo que han pensado en diversificar sus exportaciones y que consideran a China como destino de sus patas de pollo, pero ese país no reconoce las certificaciones expedidas por las autoridades sanitarias colombianas.

Para el presidente de la Federación de Productores Lácteos y sus Derivados, Jorge Martínez, la decisión de Venezuela de sustituir las importaciones afectará a pequeños ganaderos.

"Seguimos buscando canales adecuados para aliviar el efecto en el comercio", dijo el ministro de Hacienda, Oscar Iván Zuluaga.

Los representantes de los empresarios también se quejaron de las deudas impagas de los importadores venezolanos de más de 570 millones de dólares, en parte por la dificultad que tienen para conseguir divisas debido al estricto control cambiario que ejerce el Gobierno.

De las 600.000 toneladas de carne que consume Venezuela al año, entre 180.000 y 200.000 son provistas por Colombia, con ventas que en el 2008 alcanzaron los 755 millones de dólares.

"Vamos a ver el colapso de la economía ganadera en el segundo semestre y habrá un problema que no se va a poder solucionar fácilmente que es el contrabando", dijo el presidente de la Federación Colombiana de Ganaderos (Fedegan), José Félix Lafaurie.

Lafaurie manifestó que un ejemplo que debe seguir Colombia es el de la promoción del consumo de carne emprendido por Venezuela, que en pocos años llevó la demanda por persona a 24 kilos al año, desde 17 kilos, promoviendo el suministro de sectores pobres de la población.