14 de agosto de 2009

ENTREVISTA-EEUU desestima preocupación por pacto bases Colombia

Por Patrick Markey

BOGOTA (Reuters/EP) - Un plan para dar a militares de Estados Unidos más acceso a bases colombianas está enfocado en misiones antidrogas y de lucha contra insurgentes, sin contemplar un aumento del número de soldados estadounidenses, dijo un funcionario de Defensa del país norteamericano.

La propuesta para permitir que las fuerzas estadounidenses usen hasta siete instalaciones militares colombianas ha sido causa de preocupación en Latinoamérica y provocó tensiones en la región, donde el presidente venezolano, Hugo Chávez, y sus aliados de izquierda se oponen a la influencia de Washington.

El Gobierno estadounidense afirma que el plan es una extensión de la cooperación existente con Colombia, que ha recibido más de 5.000 millones de dólares en ayuda para combatir a los narcotraficantes y a los guerrilleros de las FARC que libran la insurgencia más larga de Latinoamérica.

"Las misiones son las mismas, que son antinarcóticos y sus vínculos con el terrorismo en Colombia", dijo a Reuters Frank Mora, sub secretario adjunto de Defensa de Estados Unidos para al Hemisferio Occidental, en una entrevista en la noche del jueves.

"Tendremos más acceso pero eso no significa que vamos a tener más recursos o más tropas", agregó.

Apoyado con fondos estadounidenses, el presidente colombiano, Alvaro Uribe, se ha concentrado en su lucha contra la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que han sido replegadas a las remotas zonas selváticas del país.

La violencia y los asaltos se han reducido drásticamente en el país andino y la inversión extranjera ha aumentado.

Sin embargo, Colombia sigue siendo el mayor exportador mundial de cocaína, con cargamentos de droga enviados a través del Pacífico hacia el norte, pasando por Venezuela y el Caribe en dirección a Europa. Las FARC siguen siendo influyentes en algunas zonas rurales, usando tácticas de asalto y huida y emboscadas contra las fuerzas de seguridad.

PROFUNDO CAMBIO

La entrada de militares estadounidenses en siete pequeñas bases colombianas es parte de un cambio más profundo en la estrategia de Washington, que busca alejarse de su práctica de establecer grandes instalaciones al estilo de la Guerra Fría, dijo otro funcionario de defensa de Estados Unidos.

Las fuerzas de Estados Unidos mantienen operaciones clave en seis países de América Latina y el Caribe.

En Colombia, se centran en entrenamiento, apoyo logístico y de inteligencia para apoyar a las fuerzas armadas locales. Bajo el actual acuerdo con Bogotá, la cantidad de personal de Estados Unidos tiene un límite de 800 militares y 600 contratistas civiles.

Eso no cambiará, sostuvo Mora.

Estados Unidos actualmente cuenta con 200 militares en Colombia, dijeron funcionarios.

"Es importante recordar que ni nosotros ni los colombianos queremos tener ninguna participación estadounidense en la capacidad ofensiva", señaló Mora.

Sin embargo, la propuesta se ha encontrado con resistencia en América Latina. Brasil, una potencia en la región, expresó su molestia por el plan y otras naciones dijeron que el acuerdo era preocupante.

Chávez, un crítico acérrimo de Estados Unidos, y un grupo de líderes izquierdistas señalaron que el acuerdo militar era una agresión. Chávez tomó medidas económicas en contra de Colombia por el plan y congeló las relaciones diplomáticas con su vecino.

"Este es un acuerdo bilateral. No es para profundizar nuestra relación con los colombianos", expresó Mora. "No es un intento de fortalecerlo en contra de otro país en la región", agregó.