15 de agosto de 2009

ENTREVISTA-Posible candidata Brasil quiere gestión ambientalista

Por Carmen Munari

SAO PAULO (Reuters/EP) - La combativa ex ministra de Medio Ambiente y posible candidata presidencial brasileña Marina Silva cree que el país está en condiciones de un cambio drástico en su modelo de desarrollo.

Silva está considerando dejar el Partido de los Trabajadores (PT) del presidente Luiz Inácio Lula para unirse a un reformulado Partido Verde (PV), lo que pretende decir este mes, dijo en una entrevista con Reuters el viernes.

Luego decidirá si se postula a la presidencia en las elecciones de octubre del 2010.

Su candidatura pondría otra piedra en el camino de la jefa de Gabinete, Dilma Rousseff, ya señalada por Lula como candidata del PT para sucederlo.

Silva, ex recolectora de caucho y combativa defensora de la Amazonia, abandonó el cargo de ministra de Medio Ambiente en mayo del 2008 luego de quejarse de resistencia de colegas del Gobierno para impulsar su agenda de protección ambiental.

Ahora, analiza si prometidos cambios en el PV le convencen para cambiarse de partido, un primer paso para su eventual camino hacia la disputa presidencial.

"El desarrollo sustentable es algo que es necesario que se concrete ahora y Brasil tiene las mejores condiciones para la inflexión del modelo de desarrollo", dijo Silva, quien cree que en el Partido Verde, con sus promesas de una reestructuración, puede ser la plataforma para esos cambios.

"Este debate (del desarrollo sustentable) nunca fue colocado por los partidos, pero está en marcha un cambio de mentalidad del PV", afirmó.

Silva, de gran popularidad y quien según sus partidarios atraería a votantes de izquierda de clase media y a mujeres, está siendo presionada por el PT de Lula para que no abandone el partido, y por el PV para que se afilie.

"No me hago más ilusiones con partidos perfectos e ideales", dijo la legisladora. "El PT tiene y cometió fallas, en el PV fueron muy transparentes, exponiendo los problemas", afirmó.

Aunque dijo que todavía no decidió si será candidata presidencial, la ambientalista ya indicó que no tiene interés en un tercer mandato en el Senado.

"Quiero estar ligada a los núcleos vivos de la sociedad, donde están germinando las simientes", afirmó.

IMPACTO EN CADIDATURA DE ROUSSEFF

Los analistas ven un potencial impacto de una eventual candidatura de Silva en las aspiraciones de Rousseff, a quien Lula apoya con vehemencia para una batalla con el eventual postulante del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), principal de oposición.

El gobernador del estado de Sao Paulo, José Serra, el posible candidato del PSDB más mencionado, encabeza las encuestas de intención de voto con una amplia ventaja sobre Rousseff, de 61 años, cuya base de apoyo se debilitaría con Silva en la disputa.

Un sondeo encargado por el PV muestra a Silva con entre un 10 y un 28 por ciento de la intención de voto.

"No voy a prolongar (una decisión) como si fuera una novela. Voy a quedarme este fin de semana y el inicio de la próxima recogida, en respeto al peto, al PV y a mi misma", dijo Silva.

Pero la senadora dijo que que el posible anuncio de un nuevo partido se producirá antes de la deliberación sobre su eventual candidatura a suceder a Lula, que puede ocurrir meses después.

La legislación brasileña establece que los candidatos a cargos electos deben estar afiliados a un partido un año antes de las elecciones y formalizar su postulación con seis meses de antecedencia a la votación.

Silva evita abordar el tema del impacto de su eventual candidatura en la de Rousseff. "No me coloco como candidata (presidencial)", afirmó.

Y usa un tono irónico ante informes de que ya se estarían "armando" los preparativos para rebatir sus críticas.

"Como soy pacifista, no voy a usar armas. Argumentos son las mejores armas en la sociedad", afirmó