27 de septiembre de 2007

España.- Repsol YPF invertirá entre 5.000 y 6.000 millones de euros anuales en los próximos cinco años

Incrementará los esfuerzos fuera de Iberoamérica para que "el peso" de esta área "pierda influencia" en el conjunto del grupo

MADRID, 27 Sep. (EUROPA PRESS) -

Repsol YPF invertirá entre 5.000 millones y 6.000 millones de euros anuales como parte de su plan estratégico para los próximos cinco años, anunció hoy el presidente de la compañía, Antonio Brufau.

El máximo ejecutivo de la multinacional hispanoargentina anunció que este plan, del que la firma energértica dará más detalles en las próximas semanas, estará centrado en el crecimiento orgánico.

Brufau, que participó esta mañana en un desayuno organizado por la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE), afirmó que la multinacional también estudiará "todas las oportunidades del mercado" para acometer "adquisiciones menores" que, en ningún caso, tengan una magnitud capaz de "transformar" la compañía.

El reto de Repsol, señaló, es el de "ser en cinco años lo que es hoy, pero mucho mejor". Para ello, el grupo pretende convertirse en una compañía "excelente, potente, rentable y eficiente" con capacidad de crecer de forma "sostenida y equilibrada" en sus actividades de exploración y producción --upstream--, de refino y marketing --downstream-- y las relacionadas con Argentina.

Uno de los objetivos del nuevo plan es "pasar página" y conseguir que la compañía se sobreponga a las incertidumbres de los dos últimos años, generadas por la "enorme turbulencia política" a la que se ven sometidas las petroleras y, en concreto, por problemas con las reservas y con las autoridades de Bolivia, Argelia o Venezuela.

Sobre este aspecto, consideró que los procesos de nacionalización, junto al aumento de los costes de producción, es uno de los aspectos característicos del negocio petrolífero en la actualidad. "El 80% de las reservas conocidas de petróleo y gas está en poder de compañías públicas", aseguró.

Brufau explicó que Repsol dispone de un flujo de caja de entre 8.000 y 9.000 millones de euros, lo que le permite "crecer de forma sostenida". Además, añadió, el ritmo de generación de beneficios, de alrededor de 3.000 millones anuales, refuerza sus expectativas de crecimiento.

La compañía cuenta con un perfil "integrado" de negocio y diverso desde una óptica regional, con presencia en más de 30 países y una producción de 1.050.000 barriles al día, aseguró Brufau antes de echar en falta una mayor presencia en regiones distintas a Iberoamérica.

EXPOSICIÓN A LATINOAMÉRICA.

En este sentido, dijo que el objetivo "no es desinvertir en Latinoamérica, sino incrementar los esfuerzos fuera de la región" para que "el peso" de esta área "pierda influencia" en el conjunto del grupo.

En opinión de Brufau, la región se encuentra en "cambio constante" y todos los países comparten "la misma ola" política, como ocurre en la actualidad con los nacionalismos. Repsol tiene una "parte muy relevante" de su negocio en Iberoamérica, añadió el directivo, quien recordó que la expansión en este continente se produjo antes de su llegada al cargo.

Por este motivo, mostró su disposición a buscar un "balance" que pase por incrementar la presencia de la petrolera en países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), de los que citó a México. También aludió al Norte de África y Oriente Próximo.

NUEVOS PROYECTOS.

El máximo directivo de la petrolera mostró el interés de su compañía por a "segunda generación" de biocombustibles, en la que se utilizarán materias primas que no tengan "fines humanos". Para ello, adelantó, Repsol investiga la plantación de algas en el desierto regadas con agua salada.

En cuanto a la alianza de exploración con Eni y Shell en el Ártico, Brufau dijo que no se verán los resultados hasta dentro de al menos cinco años. En la actualidad, se negocia crear un grupo de interés, lo que llevará seis meses, tras lo que se dedicará año y medio a estudios exploratorios y, posteriormente, un año a la actividad.

Si se descubren reservas, se deberá calcular el perímetro de perforación y comprobar si el proyecto es viable, indicó Brufau antes de puntualizar que su compañía no está interesada en proyectos de transporte de crudo a través de gasoductos en Alaska.

PASAR PÁGINA.

Durante su intervención, Brufau aludió a la necesidad de "pasar página" tras las dificultades de los últimos años. Sobre la reducción en un 25% de las reservas, sostuvo que actuó de forma "clara y transparente", y que las indemnizaciones pagadas en Estados Unidos fueron muy menores a las de otras petroleras por casos parecidos --en total, la petrolera abonó seis millones de dólares--.

En cuanto a Bolivia, calificó de "barbaridad conceptual" que se acusase a Repsol de "contrabando", y consideró que los problemas en este país, como en Venezuela, no son propios de Repsol, sino de todas las compañías petroleras.

Por otro lado, Brufau pronosticó que el precio del petróleo seguirá en niveles "razonablemente altos", pero advirtió de los aumentos de coste de producción y de que Repsol, al tener dolarizadas sus cuentas, se ve perjudicada con el fortalecimiento del euro. Una fluctuación del 10% entre divisas "afecta en vena" en 300 millones de dólares a las cuentas de resultados de Repsol, señaló.