6 de agosto de 2009

Estímulo EEUU funciona,inflación no preocupa:asesora Casa Blanca

WASHINGTON (Reuters/EP) - El programa de estímulo económico en Estados Unidos estaría estabilizando la economía y no parecía haber motivos de preocupación sobre un repunte de la inflación, dijo el jueves Christina Romer, asesora económica de la Casa Blanca.

Romer, presidenta del Consejo de Asesores Económicos, hizo una amplia defensa del programa de estímulo del Gobierno del presidente Barack Obama ante el Club Económico en Washington, diciendo que el impacto del gasto crecerá con el paso del tiempo.

Pero también reconoció que un reporte sobre el desempleo de julio, que el Departamento de Trabajo divulgará el viernes, probablemente muestre que la economía siguió perdiendo cientos de miles de puestos de trabajo.

"Es inaceptable", dijo Romer, pero advirtió: "Desafortunadamente, incluso cuando el PIB (Producto Interno Bruto) comience a crecer, probablemente tomará más para que el empleo deje de caer y comience a crecer".

Romer afirmó que desde que comenzó el programa de estímulos, "una economía que estaba en caída libre se ha estabilizado sustancialmente, y ahora parece que podría comenzar a recuperarse en la segunda mitad del año".

La economista señaló que el impacto del gasto del estímulo debería aumentar en los próximos trimestres, ayudando a la recuperación. "Esperamos que el estímulo fiscal sea de casi 100.000 millones de dólares en cada uno de los próximos cinco trimestres", afirmó.

Sin embargo, la recuperación sería un proceso largo y difícil debido a que tomará cierto tiempo bajar la tasa de desempleo a niveles normales, señaló.

Tras su discurso, Romer respondió preguntas del auditorio y sostuvo que no parecía haber motivos para preocuparse por un resurgimiento de la inflación en el país.

"Me entusiasma el hecho de que las expectativas de inflación parezcan estar bastante planas", dijo.

"Dado lo negativa que ha sido la recesión, dado que tenemos una tasa de desempleo de 9,5 por ciento, creo que los mayores riesgos están a la baja antes que al alza", afirmó Romer.

"La inflación no viene de la nada. Llega de una economía recalentada", dijo Romer. "Y estamos tan lejos de recalentarnos que creo que tenemos un largo camino antes de que realmente tengamos que preocuparnos por la inflación".

La economista expresó también que la mejor forma de comenzar a reducir los déficit presupuestarios a largo plazo es abordar el asunto del alza en los costos de la atención médica, algo que el Gobierno de Obama quiere hacer a través de un plan de atención universal.