14 de agosto de 2009

EXCLUSIVA-Acesco evalúa posponer acería en Colombia

Por Javier Mozzo Peña

MEDELLIN, Colombia (Reuters/EP) - Los grupos Votorantim de Brasil y Acesco de Colombia evalúan posponer el inicio de la construcción de una planta de acero en el norte colombiano, a la espera de que bajen sus costos y se consolide la recuperación del mercado, dijo el presidente de la segunda firma.

Siderúrgica del Río Grande de la Magdalena (Sidermag) tendría una capacidad para producir unas 1,4 millones de toneladas de acero plano en caliente al año, en el caribeño departamento colombiano del Atlántico, con inversiones estimadas en hasta 1.300 millones de dólares.

Carlos Arturo Zuluaga, el presidente del Grupo Acesco, precisó en una entrevista con Reuters que el proyecto no se encuentra paralizado, y que su fase de ingeniería básica para determinar el inicio de las obras y la compra de equipos culminará como estaba presupuestado, en octubre de este año.

"Estamos finalizando la etapa de ingeniería básica, que debe ser hacia finales de octubre, en la que nos entregan todos los resultados, para tomar la decisión final de en qué momento arrancar el proyecto", dijo Zuluaga.

"Hay que estudiar si es todavía conveniente, válido, arrancarlo inmediatamente, o posponerlo, pero el proyecto, en la fase que está prevista, viene caminando a velocidad normal", agregó.

Cuando fue anunciada la alianza colombo-brasileña en septiembre del 2008, Votorantim dijo que la inversión sería por 1.500 millones de dólares, para tener lista la fábrica de acero en el 2012, con el objetivo de atender a todo el mercado colombiano y exportar excedentes a Centroamérica y El Caribe.

Pero los precios internacionales del acero han caído desde niveles récord a mediados del año pasado, ante la poca demanda de sectores consumidores clave, como la construcción y la producción de automóviles, golpeados por la crisis global.

Se cree que la industria no alcanzará los niveles históricos de producción del 2007 antes del 2011.

"Estamos a la expectativa, es un proyecto de una inversión significativa, tenemos todas las valoraciones económicas y como están las cosas en el mundo, vemos una oportunidad que los equipos bajen de precio por la crisis", agregó.

Zuluaga descartó que el proyecto vaya a ser paralizado y confió en que una fecha tentativa del inicio de montaje y adecuación de las máquinas, que dura unos 30 meses, se pueda determinar en los próximos dos meses.

"El proyecto no está engavetado (paralizado)", indicó.

"Si arrancamos en el 2010 estaríamos viendo la fábrica en el 2013", puntualizó.