20 de julio de 2013

EXCLUSIVA-Investigación del Boeing 787 apunta a condensación, cableado

Por Andrea Shalal-Esa y Alwyn Scott

WASHINGTON/SEATTLE, 20 Jul. (Reuters/EP) -

- Los funcionarios que investigan el incendio de un 787 de Ethiopian Airlines en Londres la semana pasada se están concentrando en cómo la condensación en el avión o un posible cable dañado en una baliza de emergencia podrían haber provocado las llamas, según gente con conocimiento de la investigación.

La Administración Federal de Aviación de Estados Unidos dijo el viernes que pedirá revisar todas las balizas de emergencia fabricadas por Honeywell en los aviones 787 de Boeing Co, pero no exigió a las aerolíneas que anulen o retiren los aparatos, como habían recomendado las autoridades británicas que investigan el incendio.

La Administración Federal de Aviación (FAA, por sus siglas en inglés) dijo que las inspecciones deberían garantizar que los cables están bien instalados, y deberían buscar alambres dañados o señales de humedad inusual o calor. No entregó más detalles sobre cómo esos factores podrían haber contribuido al incendio.

Pero una fuente cercana a la investigación dijo a Reuters que los expertos habían hallado cables dañados en la caja del transmisor de ubicación de emergencia (ELT) a bordo de la aeronave.

La noticia se conoce después de que la Dirección de Investigación de Accidentes Aéreos (AAIB, por sus siglas en inglés) dijo el jueves que la baliza de Honeywell era la posible fuente del incendio, pero dijo que aún estaba intentando entender qué lo había provocado.

El incendio del 12 de julio reavivó las preocupaciones en la industria sobre el avanzado Dreamliner de Boeing, cuyos vuelos fueron suspendidos por más de tres meses este año después de dos incidentes que involucraron un recalentamiento de sus baterías de ión de litio.

La AAIB dijo que el incendio de Londres no estaba relacionado a las baterías.

El ELT de Honeywell es distribuido totalmente ensamblado y es instalado por Boeing. La unidad que estuvo involucrada en el incendio no había sido abierta, lo que sugiere que el cable dañado se originó en la planta de Honeywell, según una persona con conocimiento de la investigación.

Honeywell rehusó realizar comentarios. Boeing declinó comentar la investigación, pero dijo que está trabajando con las aerolíneas para revisar o retirar las balizas para cumplir con las recomendaciones de los reguladores.

Los investigadores también intentan determinar si la condensación en el avión se filtró dentro del ELT, provocando un cortocircuito en la batería de litio-manganeso de la unidad, que es fabricada por Ultralife Corp, según gente con conocimiento de la investigación.

Las fuentes no estaban autorizadas para hablar en público debido a que la investigación aún está en desarrollo.

La condensación es normal en todas las grandes aeronaves, pero el 787 tiene un mayor nivel de humedad por períodos más largos para una mayor comodidad de sus pasajeros, con cerca de un 15 por ciento en el 787 en comparación al 4 a 5 por ciento de las aeronaves de metal convencionales, dijo Boeing.

La humedad puede ser mucho mayor cuando cualquier avión está en tierra con las puertas abiertas, quizás un 95 por ciento, debido a que se equipara con el aire del ambiente. A altitud de vuelo, sin embargo, el aire es seco y la humedad proviene principalmente de los pasajeros.

El agua conduce la electricidad y los altos niveles de humedad podrían generar la posibilidad de cortocircuitos. La exposición de largo plazo a la humedad puede provocar corrosión en cables eléctricos y baterías.