La exposición de España a Turquía y Argentina es más bancaria y de inversión exterior que comercial

La exposición de España a Turquía y Argentina es más bancaria y de inversión exterior que comercial
19 de septiembre de 2018 ACEA - ARCHIVO

MADRID, 19 Sep. (EUROPA PRESS) -

La exposición de la economía española a Argentina y Turquía, las dos economías más afectadas por el deterioro de los mercados financieros emergentes por el aumento de los temores relacionados con el proteccionismo y el repunte de tensiones geopolíticas, es más relevante por los canales de inversión y bancario que por la exposición "moderada" del canal comercial.

Así lo refleja el Banco de España en un documento sobre las recientes turbulencias en los mercados emergentes, publicado este miércoles, en el que señala que desde 2013 los mercados emergentes mostraban una "notable estabilidad", si bien la situación cambió a mediados de abril de este año por la realimentación entre el proceso de normalización de la política monetaria y la expansión fiscal aprobada por Estados Unidos, que se reflejó en el incremento de los tipos a corto y largo plazo en Estados Unidos, las intensas entradas de capital en ese país y la fuerte apreciación del dólar.

Este empeoramiento se produjo en dos fases, con un episodio transitorio inicial de incremento de la volatilidad hacia mediados de junio y otro a partir de finales de julio, cuyo desencadenante fueron los problemas específicos de Argentina y de Turquía.

En concreto, el Banco de España señala que Turquía y Argentina son las dos economías más afectadas y presentan ciertos elementos de vulnerabilidad indiosincrásicos. En Turquía la inflación ronda el 18% y el déficit por cuenta corriente el 6% del PIB, y el principal foco de vulnerabilidad se debe al endeudamiento del sector privado no financiero en moneda extranjera.

En el caso de Argentina el documento señala que el Gobierno de Macri se propuso reducir los "abultados" desequilibrios heredados a través de un programa presupuestario cuyo ritmo de ajuste era "tan gradual que apenas permitió reducir el déficit. A esto se suma el endurecimiento de las condiciones financieras internacionales y una fuerte sequía que redujo la producción y las exportaciones agrícolas, con la consecuente fuerte salida de capitales.

Según el Banco de España, la exposición de la economía española a estas dos economías a través del canal comercial es "moderada", siendo más relevante por lo que respecta a los canales de inversión exterior y bancario.

En detalle, en 2017, Turquía fue el undécimo mercado de exportación para España (el cuarto fuera de la UE) y Argentina el trigésimo quinto. En ese año, las exportaciones españolas de bienes a Turquía, constituidas fundamentalmente por manufacturas, representaron el 2,1% del total (el 0,5% del PIB, ligeramente inferior al 0,6% de la UE) y crecieron a menor ritmo que las importaciones.

Por su parte, las ventas de bienes a Argentina representaron solamente el 0,5% de las exportaciones totales de bienes de España (0,1% del PIB), aunque crecieron por encima de las importaciones.

En cuanto a las relaciones financieras, Turquía es el décimo noveno mercado más relevante en el caso de la inversión directa, con el 1,2% del total de activos españoles en el exterior, concentrados en los sectores bancario (40% del total) y de seguros (12% del total). Argentina, por su parte, supone el 2,6% del total de activos de inversión directa (puesto duodécimo), con una mayor preponderancia de los sectores financiero y de telecomunicaciones.

LOS MERCADOS EMERGENTES SE ESTABILIZAN EN SEPTIEMBRE

En cualquier caso, el organismo supervisor destaca que durante las primeras semanas de septiembre los mercados emergentes han tendido, en su conjunto, a estabilizarse. A ello habría contribuido la respuesta de algunos bancos centrales en forma de elevaciones de tipos oficiales (República Checa, Indonesia, India, Filipinas) o intervención en los mercados cambiarios (India, Hong Kong), así como una serie de medidas adoptadas en China para sostener el crecimiento a corto plazo y estabilizar el renminbi.

Además, en los dos países más afectados por las turbulencias también se han adoptado medidas económicas "ortodoxas", ya que en Turquía el banco central elevó los tipos de interés significativamente, hasta el 24%, mientras que en Argentina la autoridad monetaria aumentó el tipo de interés oficial hasta el 60% y el Gobierno anunció un importante ajuste fiscal, al tiempo que solicitó un adelanto de los desembolsos de los fondos previstos en el acuerdo con el FMI.