1 de febrero de 2007

Fitur.- Bolivia apuesta por la promoción del turismo basada en el desarrollo indígena

MADRID, 1 Feb. (EUROPA PRESS) -

La apuesta turística de Bolivia se basa en un plan de desarrollo nacional a cinco años, cuyo máximo exponente es la promoción del desarrollo indígena para que las comunidades agrícolas autóctonas se vean beneficiadas del negocio de este sector emergente.

El viceministro de Turismo, Ricardo Cox, presentó hoy en la Feria Internacional de Turismo (FITUR) las líneas fundamentales del plan nacional así como los actractivos que el visitante puede encontrar el ese país andino que cuenta con 17 ecorregiones y 36 pueblos étnicos (étnicos, andinos, amazónicos, chaqueños).

La población boliviana está compuesta por un 70 por ciento de indígenas y un 30 por ciento formado por blancos y mestizos. Bolivia ofrece al visitante una propuesta alternativa de sociedad en la que se puede disfrutar del arte, la naturaleza, la artesanía, la historia colonial y más de 50.000 sitios arqueológicos precolombinos.

Los indígenas continúan articulados en comunidades agrícolas y campesinas, hasta las que la globalización aún no ha llegado, y son además la población más empobrecida y con menos recursos del país. En busca de su desarrollo, Cox explicó que el Gobierno de Evo Morales pretende fortalecer el turismo en las zonas donde se asientan para que ese 70 por ciento pueda beneficiarse de los ingresos de este sector. "El turismo debe ser un instrumento de desarrollo, que nos permita erradicar la pobreza y superar sus causas", señaló Cox.

La segunda línea estratégica de este plan nacional es la política del desarrollo turístico sostenible a partir de la gestión territorial del turismo, según indicó el viceministro, quien añadió que la tercera es la "promoción internacional tanto en el entorno regional latinoamericano como en el interno y en el internacional, orientado al mundo".

Bolivia es un país que está en el centro del continente sudamericano y según Cox "es el crisol de América del Sur". "En porcentaje es uno de los países que posee mayor región amazónica, el 65 por ciento, un 25 por ciento de región andina y El Chaco, que son los bosques secos del sur, lo que dan una configuración ecológica impresionante, ya que se encuentran todos los climas que se puedan tener, polares, de la alta montaña; de estepa, del Altiplano y la Puna, donde están los lagos más impresionantes como el Titicaca y el Popó. Además se encuentra el Salar de Yune", explicó el viceministro.

"Queremos presentar al mundo una propuesta alternativa de sociedad. Sabemos que el mundo occidental está buscando su origen, está buscando retornar a un origen perdido que es la relación íntima con la naturaleza, que es la vida en comunidad, que es la vida en solidaridad, de reciprocidad económica que haga posible una convivencia y sobre todo una cohesión social", apostó Cox.

En Bolivia se puede encontrar el origen de esta relación íntima del hombre con su naturaleza, donde los territorios comunitarios no son propiedad privada, sino que son del colectivo. Ahí "se genera un estilo de vida olístico, integral, participativo y democrático", indicó el viceministro, quien afirmó que el Gobierno de Morales cree que ese es, precísamente, uno de los productos turísticos estrella para el país.

La apuesta boliviana pasa porque el visitante interactúe con los miembros de la vida comunitaria y que comprendan la riqueza de su sabiduría de la naturaleza. "Es un valor importante, no solo para el país, sino también para el mundo", señaló Cox.

"Esta integralidad y visión cósmica, son coincidentes con la visión que nos plantea lo más avanzado de la ciencia, la física, la biología, la filosofía, que nos plantea lo que existe en ese origen, ese es el estilo de vida que creemos que puede interesar al visitante", añadió el viceministro.

El turismo en Bolivia se articula con la historia precolombina y con las ciudades coloniales como la de Potosí, que en el siglo XVI fue una de las ciudades más importantes de la Corona Española en la región. Cox también destacó las misiones jesuíticas y franciscanas de Santa Cruz, que son "monumentos vivos".

Los indígenas se han propuesto participar del turismo y para ello se han capacitado como guías, han construído albergues, se han formado en gastronomía y según recalcó el viceministro de Turismo boliviano, el Gobierno de Evo se ha propuesto "que sean las propias comunidades indígenas y campesinas las que realicen las operaciones del negocio turístico".

"Creemos que estas culturas se convertirán en nuestro mayor actractivo turístico", expuso Cox. Sin embargo, añadió que el Gobierno debe invertir en el apoyo a las iniciativas comunitarias, en la capacitación, en la asistencia técnica de comunidades campesinas que han reclamado participar" de este sector económico.

"Bolivia vive un renacer y un rescate de la autoestima de esos pueblos indígenas que se han dado cuenta de que unidas y organizadas pueden hacer frente a los intereses externos, foráneos y también a los internos, de la clase cominante", concluyó Cox, quien anunció que este año se van a financiar más de dos mil iniciativas turísticas de comunidades indígenas.