16 de febrero de 2015

Francia sugiere que zona euro debería aflojar su postura sobre Grecia

* Ministros de la zona euro buscan puntos en común con Atenas * Fracaso en negociaciones aumentaría temor de contracción del crédito * Francia apoya el deseo de cambio del Gobierno griego * No hay ganas de dar dinero a Grecia sin garantías, dice Schäuble Por Yann Le Guernigou y Costas Pitas

PARÍS/ATENAS, 16 feb, 16 Feb. (Reuters/EP) -

- La endeudada Grecia y Alemania, financista de la Unión Europea, mantenían posturas de línea dura antes de una reunión crucial de ministros de Finanzas de la zona euro el lunes sobre el futuro del impopular rescate internacional para Atenas, pero Francia llamó a un compromiso.

El ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, mantuvo su habitual tono duro, diciendo a una emisora de radio alemana que Grecia había vivido por encima de sus posibilidades durante mucho tiempo y que en Europa no había ganas de darle más dinero sin garantías.

El ministro francés de Finanzas, Michel Sapin, indicó un leve alivio en la oposición de la zona euro a las peticiones griegas de poner fin a la austeridad y llegar a un nuevo acuerdo de deuda, diciendo que Europa debe respetar el cambio político en Atenas.

El Gobierno del primer ministro de izquierda radical, Alexis Tsipras, fue elegido el mes pasado con la promesa de desechar el rescate, revertir las medidas de austeridad y acabar con la supervisión de la odiada "troika" de la Comisión Europea, el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Los socios de Grecia en la zona euro han mostrado hasta ahora pocos deseos de reducir la austeridad exigida a Atenas a cambio de una ayuda financiera final por unos 240.000 millones de euros (274.000 millones de dólares).

Si la reunión del lunes acaba sin avances, Grecia podría encaminarse a una contracción del crédito que podría forzarla a salir de la zona euro. Un avance, en tanto, podría llevar a mas negociaciones, quizás más tarde durante esta semana.

El portavoz del Gobierno griego, Gabriel Sakellaridis, no dio muestras de que Atenas vaya a retractarse de sus principales exigencias.

"El Gobierno griego está decidido a cumplir con sus compromisos con el público (...) y a no continuar un programa que tiene las características del acuerdo de rescate anterior", dijo.

Tsipras habló por teléfono el domingo por la noche con el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, cuya oficina dijo que el presidente ejecutivo de la Unión Europea estaba "haciendo un último esfuerzo en una situación extremadamente difícil".

En declaraciones a la cadena de televisión France 2, Sapin adoptó una línea mucho más suave que la que se ha escuchado de la zona euro en las últimas semanas, afirmando que "afortunadamente" había alguna posibilidad de un acuerdo. Parecía estar posicionando a Francia para tratar de mediar un compromiso.

Sapin dijo que Alemania tenía parte de razón al insistir en que Grecia debe cumplir sus compromisos con sus acreedores, pero que Atenas está justificada al decir que el pueblo griego había dado al nuevo Gobierno el mandato de aplicar una política diferente.

"Grecia debe respetar las normas europeas (...) pero nosotros debemos respetar el voto del pueblo griego. Hay una nueva política y debemos ayudar a Grecia a poner en marcha estas políticas", añadió.

Schäuble, en tanto, no mostró tal flexibilidad.

En la emisora radial Deutschlandfunk, dijo que era escéptico de que se alcanzara un acuerdo el lunes y que el Gobierno griego se estaba comportando "bastante irresponsablemente".

(1 dólar = 0,8785 euros)