15 de julio de 2009

Futuros tasas EEUU elevan posibilidad de alza primer mitad 2010

Por Ros Krasny

CHICAGO (Reuters/EP) - Las apuestas de que la Reserva Federal estadounidense comience a aumentar sus tasas de interés en la primera mitad del 2010 seguían altas el miércoles, luego que la Fed mejoró sus proyecciones económicas y las acciones en Wall Street subían con fuerza.

Los futuros de las tasas aún implican una posibilidad de 30 por ciento de que la Fed aumente sus tasas a 0,5 por ciento en diciembre, desde el rango actual entre cero y 0,25 por ciento. Las perspectivas de una política más estricta subieron de manera sostenida después de esto.

"Hay una mejoría sustancial en las proyecciones de la Fed de este año", dijo Cary Leahey, economista de la firma Decision Economics en Nueva York.

El primer aumento potencial de la tasa está fuertemente justificado para marzo del 2010, cuando se reúne el Comité de Mercado Abierto de la Reserva Federal, y para mediados del 2010 los futuros sugieren una tasas de fondos del 1,0 por ciento.

En los pronósticos "tendencia central" publicados junto a las minutas de su reunión de políticas de junio, la Fed mejoró sus proyecciones para el PIB del 2009 y el 2010, a pesar de sugerir que la economía estadounidense podría tardar hasta seis años en retomar su tendencia de crecimiento.

El PIB para el 2009 fue revisado para una caída de entre 1,5 por ciento y 1,0 por ciento, frente al rango anterior de una contracción entre 2,0 por ciento y 1,3 por ciento. Para el 2010, el crecimiento mejoró a un rango de entre 2,1 a 3,3 por ciento, apenas arriba del rango de entre 2 y 3 por ciento de abril.

No obstante, Richard Franulovich, estratega de divisas de la firma Westpac en Nueva York, dijo que la cautela de la Fed sobre la extensión y la lentitud de la recuperación sugería que los cambios no eran inminentes.

"Parece que la Fed aún tiene dudas sobre la economía. Eso me dice que no está apurada para salir de su programa de flexibilización cuantitativa", dijo Franulovich.

La Fed redujo su tasa de referencia a su mínimo récord actual en diciembre y desde entonces ha dado apoyo adicional a los mercados de crédito y la economía a través de una serie de medidas, incluyendo la compra de bonos del Tesoro a largo plazo.