21 de septiembre de 2009

General Rusia dice plan misiles no ha sido archivado

ZURICH (Reuters/EP) - El máximo general del Ejército ruso dijo el lunes que los planes para desplegar misiles en un enclave al lado de Polonia aún no se han archivado, pese a la decisión de Estados Unidos de repensar su proyecto de instalar un escudo antimisiles en Europa.

Pero un ex negociador diplomático ruso indicó que los despliegues en la región de Kaliningrado, limítrofe con Polonia, previsiblemente no avanzarán. Las propuestas alternativas de Washington para colocar defensas basadas en el mar parecen menos controvertidas para el Kremlin.

La decisión del presidente Barack Obama de abandonar la idea del sistema de escudo antimisiles en tierra fue bien recibida por Rusia, que había amenazado con desplegar misiles Iskander de corto alcance en Kaliningrado si Estados Unidos no eliminaba sus planes.

El Kremlin siempre dijo que Rusia sólo desplegaría los misiles como una contramedida si Washington seguía adelante con el escudo. Moscú cree que un sistema de defensa terrestre amenaza su seguridad nacional y puede alterar el equilibrio estratégico en Europa.

El sábado, el viceministro de Defensa ruso, Vladimir Popovkin, dijo en una entrevista que "naturalmente se eliminarán las medidas que Rusia pensaba tomar" en respuesta al escudo y nombró específicamente el despliegue de los Iskander.

Cuando le preguntaron sobre el tema el lunes, el jefe del Estado Mayor conjunto, Nikolai Makarov, dijo: "No se ha tomado esa decisión. Debe ser una decisión política. Debe ser tomada por el presidente".

"Ellos (los estadounidenses) no han abandonado el escudo antimisiles; lo han reemplazado por un componente basado en el mar", dijo Makarov a periodistas en un avión con destino a Zurich.

El general acompañó al presidente Dmitry Medvedev a un viaje a Suiza.

Es muy extraño que dos funcionarios rusos de alto rango se contradigan públicamente en un tema tan sensible de importancia nacional e internacional.

El ex negociador diplomático Roland Timerbayev, del Centro de Estudios Políticos de Rusia, dijo que la posición rusa quedará clara luego de la reunión entre Medvedev y el presidente estadounidense, Barack Obama, en Nueva York el 23 de septiembre.

"Hay un juego diplomático en marcha, todo se decidirá cuando los dos líderes se reúnan dentro de unos días. No creo que esto sea un impedimento", dijo Timerbayev.

Makarov representa al Ejército ruso, no al Gobierno, añadió Timerbayev, que cree que hay pocas razones para que Moscú se oponga a un escudo antimisiles basado en el mar.