28 de agosto de 2009

Gobernador Richardson hará recomendaciones a Obama sobre Cuba

LA HABANA (Reuters/EP) - El gobernador del estado estadounidense de Nuevo México, Bill Richardson, dijo el viernes que recomendaría al presidente Barack Obama pasos concretos para normalizar las relaciones con Cuba, pero aclaró que el camino será lento y difícil.

Richardson, que en el pasado actuó como enviado especial del ex presidente Bill Clinton a naciones enemigas como Corea del Norte, concluyó el viernes una visita de cinco días a Cuba para promover las exportaciones agrícolas de su estado, aunque de un marcado perfil político.

"Al término de esta visita haré un informe para la administración Obama, con algunas recomendaciones", dijo el político de 61 años a periodistas en La Habana, aclarando, sin embargo, que no viajó a Cuba como enviado del presidente.

"Hay una buena atmósfera, la mejor atmósfera que he visto en años, para mejorar las relaciones", comentó.

Cuba y Estados Unidos están enemistados desde poco después de la revolución que llevó a Fidel Castro al poder en 1959.

El clima entre ambos países mejoró este año tras la asunción de Obama, pero a pesar de la recíproca disposición al diálogo no hubo mejoras sustanciales en las tensas relaciones.

Obama eliminó este año las restricciones para los viajes y envíos de dinero de los cubano estadounidenses a la isla, pero dijo que mantendría el embargo hasta que Cuba muestre avances en derechos humanos.

El presidente cubano Raúl Castro respondió que está dispuesto a dialogar de todos los temas, incluidos derechos humanos, aunque sin precondiciones ni concesiones ideológicas.

Richardson dijo que ambos enemigos deben avanzar en temas como la promoción de intercambios culturales antes de abordar asuntos escabrosos como el embargo estadounidense contra Cuba o los presos políticos en las cárceles de la isla.

"La normalización de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos va a tomar un tiempo, no va a ser fácil. Hay un camino difícil por delante", dijo.

"Lo que hacen falta son pasos concretos de ambos lados. Es muy importante que construyamos más confianza en el otro antes de abordar temas fuertes y divisivos entre Cuba y Estados Unidos", añadió.

Richardson, que fue embajador de Estados Unidos en Naciones Unidas, dijo que Washington debe prestarle más atención a Cuba y las autoridades comunistas de La Habana deben ser más receptivas ante las aperturas de Obama.

El gobernador dijo que en las conversaciones sostenidas esta semana con funcionarios del Gobierno cubano les pidió facilitar los viajes académicos a Estados Unidos y entablar un diálogo con los exiliados de Miami, del que se ofreció como mediador.