1 de marzo de 2012

Iberoam.- Representantes latinoamericanos destacan reducción de la pobreza en la región

MADRID, 1 Mar. (EUROPA PRESS) -

Representantes de gobiernos de América Latina han destacado este jueves los logros que han tenido los gobiernos progresistas en la región, especialmente en lo que se refiere a la reducción de la pobreza, pero han advertido de que la desigualdad persiste pese a estos esfuerzos.

A su turno en la Conferencia Progreso Latinoamericano, organizada por la Fundación Ideas, la investigadora principal del Centro de Estudios y Documentación Internacionales de Barcelona, Anna Ayuso, ha resaltado la reducción de la pobreza en Latinoamérica, aunque ha reconocido que persiste la desigualdad.

Ayuso ha dicho que los gobiernos progresistas, que van desde la izquierda moderada y otros de corte más estatal, han impulsado políticas públicas que han mejorado la situación de la zona, al devolver al Estado su papel en una mejor redistribución de los ingresos.

"Parece que si comparamos los resultados de disminución de la pobreza de los gobiernos progresistas y los conservadores, hay claramente un mejor desempeño por parte de los gobiernos progresistas", ha señalado Ayuso. "Por tanto, es claro que esta parecer ser la vía por la que se tiene ir", ha añadido.

Ayuso ha señalado que algunos analistas dan cierta ventaja a los gobiernos progresistas moderados, pues los más radicales no han dado importancia al crecimiento económico, a la redistribución, al control de la inflación y a la falta de transparencia en las políticas públicas.

Asimismo, ha indicado que una nueva América Latina está emergiendo, y la consideró un laboratorio de propuestas, pues la pobreza se ha reducido en más de 12 puntos, si bien admitió que aún existen 177 millones de pobres.

El coeficiente de Gini, que mide la desigualdad, ha mejorado, pero Ayuso ha comentado que si se compara con el crecimiento se advierte que ese progreso económico no ha sido parejo. "América Latina es todavía la región más desigual", ha puntualizado.

Por ello, ha estimado que entre los retos futuros están generar empleos de calidad, luchar contra la desigualdad y definir una base mínima de derechos universales, que deben incluir salud, trabajo y seguridad social.

TRABAJO Y ESTADO

La secretaria internacional del Partido de los Trabajadores (PT) de Brasil, Iole Ilíada, ha resaltado el modelo impulsado por el expresidente Luiz Inacio Lula Da Silva (2003-2011) y que continúa Dilma Roussef, que incluye un fortalecimiento del Estado y políticas sociales amplias, con promoción de la formalización del empleo. "Nosotros invertimos en Estado y trabajo; los otros, en el mercado y en el capital", ha resumido.

La representante del PT ha señalado que los gobiernos progresistas en la región han generado pueblos con mayor progreso, igualdad, soberanía y democracia, y ha recordado que antes de Lula, Brasil atravesaba una etapa difícil.

"Nos dicen ahora en Europa que la gente tiene que hacer sacrificios porque esto será fundamental para después retomar la ruta de crecimiento. Esto no pasa así, pero no pasó así en Brasil", ha destacado.

De esta manera, ha comparado la fórmula que promovían en su país en los años noventa con el modelo neoliberal, que promovía la competitividad, la reducción de los costos del trabajo y la necesidad de conquistar la confianza del mercado, único considerado capaz de ser eficiente. En contraparte, Lula aumentó la redes de protección social y recuperó el papel del Estado no sólo como promotor de las políticas sociales sino de la economía, ha dicho.

"Eso fue posible porque una parte de las empresas públicas no habían sido privatizadas, porque resistimos", ha señalado Ilíada, al asegurar que "el sector privado no crea crecimiento, sólo nosotros, los bancos y las empresas públicas".

Por su parte, José Goñi, quien fue ministro de Defensa en Chile durante el gobierno de Michelle Bachelet (2006-2010), ha resaltado el crecimiento del gasto social en la región y las mejoras en la cobertura de la educación, pero ha puntualizado la necesidad de optimizar la calidad de la enseñanza y de hacer frente a las desigualdades.

En la conferencia también intervino Rafael Mezquita, exministro de la Presidencia de Panamá durante el Gobierno de Martín Torrijos (2004-2009), quien ha enfatizado la importancia de reformar los modelos presidencialistas latinoamericanos, que existen en la región y tienen "todas las tonalidades ideológicas", y de fortalecer las instituciones democráticas.

Por Venezuela ha asistido Pablo Pérez, gobernador del estado de Zulia (noroeste) y opositor al presidente Hugo Chávez, quien ha abogado por un crecimiento económico con equidad social y por el desarrollo de políticas públicas y privadas para combatir la exclusión y la pobreza.

También ha instado a que los medios de comunicación se dediquen a informar y no se conviertan en actores políticos, "como sucede en Venezuela".