26 de febrero de 2007

Iberoamérica.- BBVA defiende la utilidad de las microfinanzas "en la lucha contra la pobreza"

El presidente de la entidad resalta la creación de la Fundación BBVA para las Microfinanzas a favor del desarrollo en América Latina

MADRID, 26 Feb. (EUROPA PRESS) -

El presidente de BBVA, Francisco González, defendió esta mañana la utilidad de las microfinanzas "en la lucha contra la pobreza" ya que permite "a las capas más desfavorecidas acceder al mundo financiero". González hizo estas declaraciones en la inauguración de la Conferencia Internacional sobre Microfinanzas, inaugurada en Madrid por la Reina Doña Sofía.

González señaló que "corregir las desigualdades no es competencia única de los poderes públicos" y defendió "el importante papel" que también tienen las empresas". "Tenemos la capacidad tecnológica para conseguir que las desigualdades económicas del mundo actual se corrijan. Hoy en día, el desarrollo económico y social no puede ser responsabilidad exclusiva de los poderes públicos sino que requiere la participación de todos los agentes", manifestó.

En su intervención, González recordó la reciente creación de la Fundación BBVA para las Microfinanzas, una institución sin ánimo de lucro que recibirá una dotación de 200 millones de euros y que nace con el objetivo de crear una red de entidades especializadas en microfinanzas, principalmente en Latinoamérica, que facilite el acceso al crédito de las capas más desfavorecidas de la sociedad.

"Hay que contribuir al desarrollo económico de acuerdo con los principios éticos", subrayó González. "La Fundación BBVA para las Microfinanzas es una herramienta de desarrollo y de mejora del futuro de las personas, claramente alineada con la cultura corporativa de BBVA y con los objetivos del Milenio de las Naciones Unidas, a los que BBVA quiere explícitamente contribuir", continuó.

La Fundación no concederá directamente los microcréditos, sino que lo harán las entidades participadas por ella, que funcionarán con reglas bancarias, con ánimo de lucro, y condiciones "muy competitivas". El importe de los préstamos dependerá del proyecto y la zona en que se desarrolle, aunque se situará en torno a una media de 1.000 dólares.

"En suma, con esta Fundación queremos entregar a la sociedad lo que mejor sabemos hacer y dar la oportunidad a personas e instituciones de utilizar nuestros conocimientos y experiencia para facilitar el espíritu empresarial en comunidades empobrecidas de todo el mundo", añadió.

Hasta la fecha, la Fundación ha cerrado acuerdos con cuatro entidades latinoamericanas: dos en Colombia y otras dos en Perú. Además, se mantienen conversaciones en México con tres entidades. En la actualidad, sólo en Latinoamérica y Caribe hay más de 67 millones de personas que viven de las microempresas pero apenas un 6,4% tienen acceso a los servicios financieros tradicionales.

La puesta en marcha de esta entidad se enmarca en la política de Responsabilidad Social Corporativa que lleva a cabo BBVA, entendida como "un firme compromiso de aportar el máximo valor posible a todos nuestros grupos de interés y, en particular, a los ciudadanos de las sociedades en las que trabajamos", señaló González. "En BBVA queremos pasar de un 'banco de clientes' a ser 'un banco de personas'", afirmó.

En 2006, BBVA destinó a acción social más de 56 millones de euros, de los cuales 15,4 millones se dedicaron a América Latina, "con especial atención a la educación, la cultura, la asistencia social y la investigación", concluyó González.

La Conferencia Internacional sobre Microfinanzas, que se ha celebrado en el Palacio del Marqués de Salamanca, pretende abrir un foro de debate sobre las microfinanzas. El acto también contó con la intervención del secretario general de la Secretaría General Iberoamericana, Enrique Iglesias, y la presidenta de Soluciones Empresariales para la Pobreza, Nancy Barry.

LA "PARADOJA" DE AMERICA LATINA

Precisamente Iglesias destacó en su intervención la "paradoja" que se vive en América Latina, que está atravesando "una gran bonanza económica con un importante déficit social". El año pasado, la economía del continente creció en un 5,3 %; sin embargo, se calcula que existen cerca de 200 millones de pobres.

"Estamos ante una revolución microeconómica dentro de las empresas. El surgimiento de instituciones microfinancieras responde a objetivos sociales claros", subrayó.

Por su parte, la presidenta de Soluciones Empresariales para la Pobreza, Nancy Barry, indicó que "es necesario abrir las puertas del sistema financiero a los pobres". "En los últimos 20 años, las microfinanzas han cambiado la mentalidad del mundo", resaltó.