15 de julio de 2009

Indice apunta a mejora en panorama fabril EEUU

Por Alister Bull

WASHINGTON (Reuters/EP) - La producción industrial de Estados Unidos cayó a un paso más lento en junio y un importante índice regional registró su lectura más fuerte en el año durante este mes, sugiriendo que la recesión estaría perdiendo fuerza.

Otro informe del miércoles mostró que los precios subyacentes al consumidor estadounidenses subieron a un ritmo moderado en junio.

Los precios de los bonos del Gobierno estadounidense caían, con sus rendimientos al alza, después de conocerse que el índice Empire State de la Reserva Federal de Nueva York sobre las condiciones generales de los negocios en el estado subió a -0,55 en julio desde -9,41 en junio.

El resultado de la actividad fabril de julio fue el más fuerte desde abril del 2008, cuando el índice marcó 0,81, la última vez que estuvo en territorio positivo. El dato también excedió las expectativas de analistas de una lectura de -5,0, de acuerdo a la mediana de un sondeo de Reuters entre economistas.

La mejoría en la confianza del sector fabril fue impulsada por un gran salto en el índice de nuevas órdenes, que trepó a 5,89 desde la lectura de junio de -8,15, tocando su nivel más alto desde diciembre del 2007.

La mejora se produjo luego de una caída en el índice de inventarios a -36,4, una baja récord según la Fed de Nueva York. En junio este dato fue de -25,29.

Los economistas esperaban que el desplome de los inventarios liderara el repunte de la producción y que posiblemente ayudara a la economía estadounidense a salir de la peor recesión en décadas.

"Todavía es una señal tentativa, pero consistente con otros informes que muestran que la recesión podría estar acercándose a su fin", dijo Gary Thayer, economista en Wells Fargo Advisors en St. Louis, Missouri.

Otro informe de la Reserva Federal mostró que la producción industrial cayó menos de lo esperado en junio, con un declive del 0,4 por ciento, reviviendo las esperanzas respecto a que el ritmo de la recesión se habría desacelerado en el segundo trimestre.

Economistas consultados por Reuters esperaban un declive de 0,6 por ciento.

Durante todo el segundo trimestre, la producción cayó a una tasa anual de 11,6 por ciento, una contracción más moderada que la de 19,1 por ciento del primer trimestre.

La economía estadounidense se contrajo un 5,5 por ciento en el primer trimestre, pero se espera que esta tasa de declive se modere bruscamente en el segundo trimestre, con un regreso gradual al crecimiento durante la segunda mitad del año, ayudado por una reconstrucción de inventarios a medida que se reducen las liquidaciones.

Si bien la recesión ha frenado la inflación, la preocupación de que el bajón económico pueda conducir a una deflación al estilo de Japón en la década de 1990 ha disminuido.

Los precios al consumidor subieron en junio a un ritmo de 0,7 por ciento, cifra ligeramente mayor a lo esperada, aunque la mayor parte del incremento se debió al alza en los precios de la gasolina y la medición subyacente de la inflación se mantuvo relativamente sin cambios.

El Departamento del Trabajo dijo que el alza en el Indice de Precios al Consumidor fue la mayor desde julio del 2008. Los analistas de Wall Street consultados por Reuters esperaban un alza del 0,6 por ciento en el índice general, frente al incremento de 0,1 por ciento de mayo.

Los precios de la gasolina subieron un 17,3 por ciento el mes pasado, el mayor aumento desde septiembre del 2005.

A tasa interanual, los precios al consumidor acumulan una caída del 1,4 por ciento, la mayor baja desde enero de 1950, cuando hubo una deflación del 2,1 por ciento, dijo un funcionario del Departamento de Trabajo. En la comparación con junio del 2008, los precios de la gasolina arrastran un descenso del 34,6 por ciento.

Excluyendo los volátiles precios de la energía y los alimentos, la inflación subyacente tuvo un alza de 0,2 por ciento en junio, cifra ligeramente mayor que el alza de 0,1 por ciento estimada. En la comparación interanual, los precios tuvieron un alza de 1,7 por ciento, la menor alza desde enero.

"El incremento interanual de 1,7 por ciento, excluyendo alimentos y energía, claramente muestra que los temores deflacionarios del año pasado ahora deberían darse por concluidos", dijo Tom Sowanick, funcionario de inversión de Clearbrook Partners en Princeton, Nueva Jersey.

(Alister Bull)