18 de abril de 2014

Inflación precios de las viviendas en China se ralentiza en marzo a mínimo en 8 meses

PEKIN, 18 abr, 18 Abr. (Reuters/EP) -

- La inflación de los precios de las viviendas en China se desaceleró en marzo a un mínimo en ocho meses, lo que extiende a un tercer mes una pérdida de impulso en un mercado inmobiliario que ha sido un punto fuerte en la segunda mayor economía del mundo.

Los precios promedio de las viviendas nuevas en las 70 principales ciudades de China subieron un 7,7 por ciento en marzo respecto al mismo mes del año pasado, y se ralentizaron desde el aumento de un 8,7 por ciento del mes anterior, según cálculos de Reuters basados en datos publicados el viernes por la Oficina Nacional de Estadísticas.

En términos intermensuales, los precios subieron un 0,2 por ciento en marzo, desacelerando desde el alza de febrero de un 0,3 por ciento.

Los analistas dijeron que el enfriamiento del mercado inmobiliario es una señal inicial de estabilización y esperan que la tendencia de retroceso continúe este año.

"El alza en los precios seguirá perdiendo impulso este año, ya que hemos visto como más promotores inmobiliarios comienzan a bajar los precios", dijo Liu Yuan, un jefe de investigación de la consultora de propiedad Centaline en Shanghái.

"Sin embargo, creemos que el mercado finalmente se estabilizará gracias a una demanda aún sólida y las posibles medidas de los gobiernos locales para aliviar las restricciones a las compras de viviendas", dijo Liu.

El mercado inmobiliario de China ha perdido fuerza desde fines del 2013 debido a que las autoridades aumentaron los controles sobre las compras especulativas, y en momentos en que los bancos hacen que sea más difícil que los compradores de viviendas y pequeños promotores obtengan préstamos.

Han habido otros indicios de debilidad en el sector, tales como la caída de la inversión y la desaceleración de las ganancias en los precios de los terrenos, lo que ha incrementado la preocupación de que el sector se está convirtiendo en un riesgo en medio de una desaceleración de la economía orquestada por el Gobierno.

El Gobierno ha pasado más de cuatro años tratando de frenar los precios de las viviendas por el temor a que podrían avivar una burbuja de activos, y algunos creen que los esfuerzos están dando frutos.

"El mercado inmobiliario actual se está enfriando ligeramente desde la situación candente vista en los últimos años, lo cual es bastante bueno para el desarrollo saludable de la industria", dijo Chen Guoqiang, vicepresidente de la Sociedad China de Bienes Raíces, un organismo de investigación de política inmobiliaria.

Pero una caída demasiado fuerte en un sector que apoya a cerca de 40 otras industrias, que van desde cemento hasta los muebles, podría activar las alarmas sobre el potencial de morosidad y lastrar aún más a la economía, que reportó en el primer trimestre su ritmo de crecimiento más lento en 18 meses.