17 de septiembre de 2009

Inversión extranjera directa sufre duro golpe con crisis: UNCTAD

Por Robert Evans

GINEBRA (Reuters/EP) - La inversión internacional de la que muchos países en desarrollo dependen para su crecimiento probablemente no repunte por dos años o más, dijo la agencia de comercio y desarrollo de las Naciones Unidas el jueves.

En un reporte, la UNCTAD (Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo) dijo que todas las regiones recibirían menos inversión directa extranjera como resultado de la crisis financiera, que ha golpeado duramente a las firmas.

Las 82.000 firmas multinacionales a nivel mundial "parecen vacilantes y pesimistas acerca de expandir sus operaciones internacionales", señaló el informe, estimando que los ingresos globales por inversiones extranjeras directas (FDI por sus siglas en inglés) cayeron un 44 por ciento durante el primer trimestre del 2009 a tasa interanual.

"Las perspectivas globales para la FDI siguen siendo pesimistas para el 2009, esperándose que los ingresos permanezcan bajo los 1,2 billones de dólares", dijo la UNCTAD.

"No obstante, se espera que la recuperación de estos flujos empiece lentamente el 2010 para alcanzar hasta 1,4 billones de dólares y juntar impulso el 2011, cuando el nivel podría alcanzar un estimado de 1,8 billones de dólares", agregó.

La proyección del 2009 está muy por debajo de los 1,7 billones de dólares del 2008, que a su vez tuvieron un descenso de un 14 por ciento con respecto al punto máximo del 2007 de 2,0 billones de dólares.

"A corto plazo, con la recesión global expandiéndose hacia el 2009 y el lento crecimiento proyectado para el 2010, además de la drástica caída de las ganancias corporativas, se espera que la FDI sea lenta", dijo.

La FDI mide la inversión de activos extranjeros en estructuras, equipo y organizaciones, pero excluye dinero extranjero invertido en mercados bursátiles. Muchos economistas lo consideran más efectivo que el dinero de ayuda porque sirve a un propósito productivo.

La turbulencia en el crédito y la resultante recesión global provocaron un drástico retroceso en las inversiones internacionales, afectando especialmente a los mercados desarrollados primero, mostró el reporte de la UNCTAD.

Las naciones en desarrollo "capearon la crisis financiera global mejor" durante el primer semestre del 2008 porque sus sistemas bancarios estaban, de algún modo, distanciados de los mercados estadounidenses y europeos y porque los altos precios de las materias primas mantuvieron su crecimiento.

Africa reportó un salto de 27 por ciento en la FDI el 2008 desde el 2007, las economías en desarrollo asiáticas tuvieron un alza de un 17 por ciento a un nuevo máximo de 298.000 millones de dólares, y América Latina y el Caribe registraron un incremento de un 13 por ciento, dijo la UNCTAD.

Pero desde entonces la recesión ha disminuido el apetito por las exportaciones y ha dificultado a las "economías estructuralmente débiles" atraer las inversiones del exterior. "El 2009 los flujos de FDI a todas las regiones sufrirán un declive", afirmó la UNCTAD.