27 de agosto de 2009

Iraní Khamenei dice protestas fueron planeadas antes de elección

TEHERAN (Reuters/EP) - El líder supremo iraní dijo el miércoles que no cree que los líderes de las protestas de la oposición que se produjeron después de la elección presidencial del país en junio sean agentes de potencias extranjeras.

Funcionarios iraníes previamente habían descrito las manifestaciones como un intento, apoyado por extranjeros, de derrocar al sistema clerical. Acusaron a Estados Unidos y el Reino Unido de fomentar los disturbios, acusaciones que Londres y Washington rechazan.

"No acuso a los líderes de los eventos recientes de ser agentes del exterior, incluidos Estados Unidos y Gran Bretaña, porque eso no se me ha probado", declaró en un discurso televisivo el líder supremo ayatolá Ali Khamenei.

"Pero no hay dudas de que este movimiento, aún si sus líderes lo sabían o no, fue planeado con anterioridad", aseguró Khamenei en un encuentro con estudiantes universitarios.

Algunos radicales han pedido repetidamente al arresto de los líderes de oposición que aseguraron que la votación fue arreglada para asegurar la reelección del presidente Mahmoud Ahmadinejad.

El ex presidente Mohammad Khatami dijo que las confesiones realizadas en los juicios por moderados acusados de fomentar los disturbios fueron hechas bajo "condiciones extraordinarias" y no eran válidas, informó una agencia de noticias iraní.

En el juicio del martes, el cuarto desde la votación de junio, se reportó que Saeed Hajjarian, un reformista de alto rango y aliado de Khatami, dijo que había "cometido grandes errores durante la elección al presentar análisis incorrectos".

"Pido perdón a la nación iraní por esos errores", agregó.

Un fiscal exigió la pena máxima para Hajjarian, quien está acusado de actuar contra la seguridad nacional, un delito que puede llevar a la pena de muerte.

"Estas confesiones son inválidas y han sido obtenidas bajo condiciones extraordinarias (...) tales afirmaciones son mentiras puras y falsas", dijo Khatami, quien apoyó al principal candidato moderado en la elección, según lo citó la agencia de noticias ILNA.

El martes también había varias otras figuras moderadas en el banquillo de los acusados, entre ellos el ex viceministro del Interior Mostafa Tajzadeh y el ex viceministro de Relaciones Exteriores Mohsen Aminzadeh -ambos ocuparon posiciones importantes bajo el gobierno de Khatami.

Todos fueron acusados de fomentar las grandes protestas callejeras que se dieron después de la elección presidencial de junio, que renovó el mandato de Ahmadinejad. Algunos confesaron haber cometido "errores".

El erudito iraní-estadounidense Kian Tajbakhsh también fue acusado en el juicio del martes de actuar contra la seguridad nacional y de espionaje, cargos que posiblemente enfadarán a Washington.

Tajbakhsh dijo a la corte que Khatami se reunió con el multimillonario George Soros en Nueva York, informaron medios iraníes, pero Khatami respondió que eso también era una "mentira".

La votación del 12 de junio llevó a Irán a la crisis interna más severa que ha atravesado desde la revolución islámica de 1979 y caló hondo en la elite que comanda el sistema.