21 de septiembre de 2009

Israel y palestinos, en disputa antes cita con Obama

Por Alastair Macdonald

JERUSALEN (Reuters/EP) - Israel y los palestinos se acusaron mutuamente el lunes de bloquear los intentos de Estados Unidos por reanudar el proceso de paz, mientras que asesores del presidente Barack Obama redujeron las expectativas de cara a la esperada reunión en Nueva York.

El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, defenderá la ampliación de los asentamientos judíos en la ocupada Cisjordania cuando se reúna con Obama y el mandatario palestino, Mahmoud Abbas, indicó su portavoz.

Reiterando las advertencias de funcionarios palestinos, que aseguran que la reunión en la sede de la ONU no es un regreso a las charlas de paz, el aliado de Netanyahu Benny Begin declaró: "La cumbre no marcará un inicio para las negociaciones".

Por su parte, el portavoz de Obama también desestimó el alcance de las conversaciones, que tendrán lugar en los márgenes de la Asamblea General de la ONU.

"Buscamos continuar para consolidar el progreso", señaló Robert Gibbs. "No tenemos grandes expectativas de una reunión", dijo.

Begin, un ministro del gabinete israelí, se mostró molesto respecto a la presión del nuevo Gobierno de la Casa Blanca sobre su aliado clave en Oriente Medio, a quien le pide cumplir el compromiso del 2003 de frenar la expansión de asentamientos.

"Estados Unidos y las naciones europeas han dejado a los palestinos pensar que se les servirá lo que ordenen junto a la cabeza de Israel en un plato barato de McDonald's", dijo a la Radio del Ejército de Israel.

"Pero esto no va a pasar", sostuvo.

El jefe negociador palestino, Saeb Erekat, destacó por su parte que en los últimos años la comunidad internacional ha buscado que ambas partes cumplan con sus obligaciones, establecidas en la llamada "hoja de ruta" del 2003.

Israel no puede "regatear" sus compromisos, añadió Erekat en un comunicado. El congelamiento de los asentamientos es una obligación israelí, no una condición previa de los palestinos, señaló.

"INTRANSIGENCIA PALESTINA"

El vice ministro del Exterior Israelí, Danny Ayalon, aseguró que Netanyahu veía el congelamiento de los asentamientos como una "extraña" condición previa, y acusó a Abbas de eludir sus propios compromisos con la "hoja de ruta", apoyada por Estados Unidos.

Entre ellos estaba la obligación incumplida de desarmar los grupos militantes palestinos, comentó Ayalon a Reuters.

"Es sólo la intransigencia palestina la que nos impide avanzar", señaló. "Si ellos vuelven a la tierra y recuperan la razón, creo que podemos realmente avanzar", aseveró.

Netanyahu ha dicho estar listo para negociar, pero no para retomar las conversaciones, auspiciadas por el predecesor de Obama, George W. Bush, y abandonadas el año pasado bajo el Gobierno previo de Ehud Olmert.

Ayalon declaró que el proceso ya había muerto en manos de Abbas. Añadió que la decisión del mandatario palestino de permitir el control del grupo islámico Hamas sobre la Franja de Gaza dificultaba una negociación final.

Sin un cambio en la postura palestina sobre los refugiados y la situación de Jerusalén, Israel preferiría tener un "proceso provisional" para reforzar la seguridad y prosperidad, anunció Ayalon.

Sin embargo, Erekat dijo que aún espera que Obama pueda "traer a Israel de vuelta a la mesa de negociaciones". Lo que se necesita, explicó, es la suspensión de la actividad de los asentamientos y negociaciones sobre los temas esenciales del conflicto de más de seis décadas.