31 de agosto de 2009

Jefe poder judicial Irán remueve a fiscal línea dura

Por Zahra Hosseinian

TEHERAN (Reuters/EP) - El nuevo jefe del poder judicial de Irán reemplazó a un fiscal de línea dura que tuvo un rol clave en los juicios masivos contra líderes reformistas, arrestados por los disturbios tras las disputadas elecciones presidenciales de junio.

La medida del jefe judicial, ayatolá Sadeq Larijani, podría ser acogida por políticos moderados, que también culpan al fiscal de Teherán, Saeed Mortazavi, por el cierre de numerosos diarios pro reforma durante su período.

En otra medida que sería bien vista por los moderados, Larijani ordenó buscar pruebas de las acusaciones del clérigo reformista Mehdi Karoubi, quien denunció que algunos manifestantes de la oposición fueron violados en la cárcel.

"Todos los que sufrieron por los recientes eventos deberían saber que el sistema no pretende tener una actitud de ignorancia o de perdón hacia aquellos que hicieron cosas malas o cometieron crímenes", dijo por su parte el líder supremo iraní, el ayatolá Ali Khamenei.

La semana pasada, en comentarios que parecían querer calmar la turbulencia política en Irán, Khamenei dijo que los reclamos de que los líderes de oposición tenían conexiones con las potencias occidentales no habían sido probadas.

La agencia de noticias IRNA dijo que Saeed Mortazavi, fue reemplazado por Abbas Jafari Dolatabadi. La misma agencia dijo posteriormente que Mortazavi había sido designado segundo fiscal general.

No quedó claro si eso afectaría los juicios masivos de más de 100 importantes figuras reformistas, activistas y otros, acusados de incitar las protestas tras la elección. Cuatro juicios empezaron en Teherán este mes pero no se han anunciado sentencias todavía.

INVESTIGACION INMINENTE

La elección y las protestas posteriores han hundido a Irán en su peor crisis interna desde la revolución islámica de 1979.

Fuentes judiciales habían dicho a Reuters que Larijani hizo de la remoción de Mortazavi una condición para aceptar el puesto de jefe del poder judicial.

IRNA indicó que Larijani también formó una "junta supervisora" para investigar los asuntos post electorales, incluyendo la situación en la cárcel de Kahrizak al sur de Teherán, donde muchos manifestantes fueron recluidos y donde al menos tres personas murieron en custodia.

El jefe judicial investigaría además las acusaciones de violación de Karoubi este mes, que han enfurecido a sus seguidores de línea dura y que funcionarios han rechazado calificando las denuncias como "sin fundamento".

Larijani es hermano del presidente del Parlamento, Ali Larijani, quien compitió contra el presidente de línea dura Mahmoud Ahmadinejad en las elecciones presidenciales del 2005.

Los candidatos derrotados dijeron que la votación de este año, en que Ahmadinejad ganó la reelección para un segundo periodo, fue manipulada. Las autoridades rechazan las denuncias.

Mortazavi firmó acusaciones contra decenas de figuras preeminentes juzgados por cargos de incitar protestas para derrocar al poder islámico tras la elección.

La oposición y Occidente han condenado los juicios masivos, en los que una profesora asistente francesa también estuvo en el banquillo.

Ahmadinejad hizo un llamado el viernes a la persecución y castigo de los líderes de los disturbios tras la elección.

Grupos de derechos humanos afirman que miles de personas, entre ellas políticos reformistas, periodistas y activistas han sido detenidos desde la elección. Muchos de ellos todavía están en la cárcel.