12 de agosto de 2009

Kenia plantará 7.600 millones de árboles

NAIROBI (Reuters/EP) - Kenia dijo el miércoles que plantará 7.600 millones de árboles en los próximos 20 años para revertir décadas de tala indiscriminada de bosques que provocaron una aguda escasez de agua y energía.

En la nación del este africano, cuya economía se basa en la agricultura, sólo el 3 por ciento de la tierra está cubierta por bosques protegidos por las autoridades, pese a que el Gobierno apunta a cubrir el 10 por ciento.

"Tenemos que plantar 4,1 millones de hectáreas para alcanzar un porcentaje internacionalmente aceptable", dijo a periodistas el ministro de Medio Ambiente, John Michuki.

"Estamos hablando de unos 7.600 millones de árboles. Según mis cálculos, va a costar 20.000 millones de dólares en 20 años", agregó.

Esa cifra es casi el doble que el gasto anual del Gobierno, que será de alrededor de 11.000 millones de dólares en el año fiscal 2009/10.

En comparación, las autoridades de Nairobi esperan gastar este año apenas poco más de 650 millones de dólares en las deterioradas rutas del país y alrededor de 400 millones de dólares en proyectos de energía.

Los kenianos están sintiendo el impacto de la destrucción de los bosques, que es palpable en la sequía de los ríos y en los problemas que afectan a la generación de energía hidroeléctrica, la producción agrícola y el turismo.

El mayor bosque que Kenia, el Mau, ha perdido un cuarto de sus 400.000 hectáreas en los últimos años debido a la instalación de asentamientos humanos, la tala ilegal y la quema de carbón vegetal.

Un reporte publicado por el primer ministro Raila Odinga el mes pasado mostró que muchos políticos habían recibido grandes parcelas del Mau por parte de funcionarios corruptos, sobre todo durante la década de 1990.

Michuki habló en el evento de lanzamiento de un teléfono móvil con batería solar que costará apenas 2.999 chelines (39 dólares) y fue creado por Safaricom, el principal operador de telefonía móvil del país.

En Kenia hay alrededor de 18 millones de tarjetas SIM activas. Pero sólo el 18 por ciento de sus 36 millones de habitantes tienen electricidad en sus hogares. Los usuarios de teléfonos móviles en áreas rurales no vinculadas con la red nacional suelen tener problemas para cargar sus aparatos.