17 de septiembre de 2009

Kraft pide que justicia Argentina ordene liberar planta tomada

BUENOS AIRES (Reuters/EP)- La filial argentina de la compañía alimentaria Kraft dijo el miércoles que espera que la justicia desaloje a un grupo de ex empleados que tomaron una de sus plantas en la provincia de Buenos Aires, y detuvieron la producción.

La fábrica de galletas, chocolates y pastas está frenada desde hace una semana por un conflicto gremial, que se desató con el despido de 156 empleados el mes pasado, informó la compañía.

La unidad local de la estadounidense Kraft dijo que la disputa laboral se desató el 18 de agosto, día en que se produjeron los despidos, y luego continuó con una negociación en el Ministerio de Trabajo, que cerró sin resultados.

Pedro López Matheu, director de Asuntos Corporativos de la firma, dijo a Reuters que la salida de los ex empleados de la planta "es una condición indispensable para instalar cualquier tipo de conversación".

La empresa dijo que el conflicto no pone en peligro su permanencia en Argentina y denunció la ocupación de su propiedad ante la justicia y espera que una corte ordene el desalojo de los manifestantes.

El 90 por ciento de lo que produce la fábrica ocupada es para el mercado argentino, mientras que el restante 10 por ciento se exporta a Uruguay, Chile y Paraguay.

La Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (COPAL) y la Unión Industrial Argentina expresaron su preocupación mediante comunicados de prensa.

Los trabajadores despedidos exigen su reincorporación y ratificaron que continuarán con la protesta.

"Habíamos decidido dar una tregua tratando de que se abra alguna instancia de negociación, pero fue totalmente inútil, por lo que se volvió a tomar las medidas de fuerza", dijo Oscar Coria, delegado gremial.

Los empleados despedidos forman parte del sindicato de la industria de la alimentación, pero la comisión gremial interna forma parte del Partido de Trabajadores Socialistas, fracción de izquierda.